Último momento
recent

¡Cuidado! Varón con miedo

Por: Juan Manuel García Escalada (Docente - Psicólogo social)

Qué golpes bajos se está propinando el propio varón. Se ha llenado de miedos. No puede contestar las eternas preguntas ¿quién soy? ¿qué hago? ¿dónde voy? ¿Lo normal, lo diferente? ¿El futuro? Se ha descompensado en su creída superioridad y supuesto eterno equilibrio emocional. Ningún varón (me incluyo) está exento de todas estas vivencias que interpelan de manera continua.
Entonces, encontramos a jóvenes y adultos, huérfanos de educación emocional y en lo racional (lo dialógico-concientizador). Las ciencias neurobiológicas progresan en la búsqueda de desarrollos nuevos de la inteligencia; pero lo simple -el abrazo, la mirada, la palabra- han desaparecido del vivir diario.
Por otro lado, adultos que no asumen sus vivencias y usan a los jóvenes enviándolos a combatir sus propios fantasmas de vida. Adultos que siguen jugando a los soldaditos. A quién la tiene más larga. Vergüenza de  realidades: Un mundo manejado sin adultos. ¡¡¡My God!!!!
Machismo exacerbado que se transmite de generación a otra, y que alcanzan también a las subjetividades de la mujer.
Voy a exponer una síntesis conceptual para entender cuándo comienza a manifestarse (con toma de conciencia real) esta “crisis” en el varón.
La finalización de la 2da. Guerra mundial, trae cambios: desaparece la “verdad” (construcción de consensos) y aparece la post-verdad (época individualista). Modificaron lo que Sigmund Freud denominó el Inconsciente.
Además, la aparición de las píldoras anticonceptivas permitirá a la mujer tomar decisiones entre quedar o no embarazada y aprender a disfrutar de la sexualidad más libremente. El varón intentará (con su cultura machista) controlar la propia intimidad de su pareja (derecho íntimo, que toda persona tiene aún en convivencia).
También, la producción ya no queda sólo en manos del varón sino que la mujer comienza a participar ocupando lugares antes vedados. Empresas, fábricas, instituciones públicas y privadas son ocupados en cargos principales por mujeres y con un excelente desempeño. Mujeres que pueden encontrar trabajo a los 50 años y varones que interpelan como usurpación (miedo hacia ellos mismos), en un sentido de menoscabo, que los lleva a competir de modo violento (vuelta a la cultura machista y su prolongación).
Añadimos la “desaparición” de la imagen paterna. Los medios y redes sociales con su proliferación intensa y constante han instalado “modelos” masculinos nuevos. Han roto estructuras de heteronormatividad en lo sexual. Las nuevas leyes de género, el llamado matrimonio igualitario… y tomo un ejemplo, aquí, de Ricky Martin, que asume su “masculinidad-femenina”, y forma pareja con un varón y adopta hijos y los presenta en los medios, no produce rechazo, sino aceptación mediática que es lo que hoy parece ser la verdad, en una época signada por la post-verdad.
Más ejemplos. “Mi pareja se vuelve “loca” con Ricky Martin. ¿Cómo puede ser así, si es un homosexual?”, me pregunta un varón. “Las mujeres pueden tener hijos por inseminación artificial. ¡¡¡Ya no nos necesitan!!!”, afirma otro.
…Y entonces ¿nosotros?, se dicen, se preguntan…
El varón se enfrenta a las nuevas formas de vivir la sexualidad. Que nunca fue única, siempre estuvo, sino que no era visible y fue atacada con violencias cotidianas e institucionales. La sociedad actual ha evolucionado y el colectivo GLTBIQ (gay, lesbiana, trans, bisexual, intersexual y queer) forma parte de esa evolución con sus luchas por todos los derechos y deberes.
Hay una mirada nueva a las diversidades y un aprendizaje y aceptación de las diferencias, que nos ha permitido crecer como sociedades en la interacción entre ciudadanos.
Sexualidad simple, pura, construida por la propia naturaleza que no tiene moral, y que es perfecta en una supuesta imperfección desde la mirada humana. Sólo el ser humano que en su ego-miedo, se auto-titula inteligente y superior a todas las especies, hace de esa sencillez de la desnudez los oprobios más grandes.
La culpabilidad afuera
Pareciera que hay un CONTAGIO respecto de los Femicidios, se suele escuchar últimamente, aunque el contagio representa un aspecto totalmente diferente a lo que se quiere equiparar. En  Totem y Tabú, Freud explica sobre los aspectos del deseo y pulsión de matar. Cuando alguien dispara y no sale el proyectil y vuelve a intentarlo, no hay allí Contagio de  violencia. ¡Hay violencia concreta!
Es primordial no olvidar que todo ello se da dentro de un sistema económico neo-liberal que fagocita al varón y mujer. Sistemas de producción con expulsión social, concentración de riquezas, exclusión, desvalorización de la importancia del hacer como desarrollo intra e interpersonal.
La desaparición del concepto trabajo en relación de dependencia sumió al varón en miedo a la desvalorización e inutilidad personal, que conforman, con lo expresado anteriormente, la bomba de tiempo que estalla en cualquier momento y castiga a los más débiles en la cotidianeidad y niega la capacidad de conocerse y entender.
Cuando se habla de violencia, ésta no tiene resolución en un SOLO contexto; sino que está inserta en un sistema de desarrollo total. Esta etapa de capitalismo globalizado (que su razón de ser tiene al machismo como adalid), genera y generará aún más violencia. Los varones y las mujeres (y que ellas también actúan con la cultura machista, aún desde la sumisión) tienen que modificar pensamientos y conductas, para que el sistema actual de producción de bienes y de VIDAS se interrogue sobre el valor de vivir y respetarse.

Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.