Último momento
recent

A dos años de las inundaciones, avances y silencios

Jesús María concretó gran cantidad de obras, pero aún recibe críticas de los damnificados.

Por: Leonardo Rossi (De nuestra redacción)

A dos años de las inundaciones de 2015, son diversas las miradas acerca del estado de situación en la ciudad de Jesús María. Sin dudas que el avance de obras de engavionado y el trabajo de Defensa Civil es visible respecto al escenario previo al 15 de febrero y 3 de marzo. Por otra parte, hay sectores sociales que han sido visiblemente afectados en ese entonces y que con criterio dan cuenta de lo insuficiente de algunas acciones, y del “abandono” que sienten desde entonces.  

Acerca del cómo 
A mediados del año pasado, el municipio daba cuenta del constante avance de obras en torno a las márgenes del río. En ese entonces, ya se registraban 4.500 metros lineales de engavionado realizados,  unos 15.600 metros cúbicos de materiales, y frentes de obras que con el correr del año avanzaron en Agua Mansa, Los Naranjos, Las Vertientes, La Costanera, Puente Colón, entre otros. Asimismo, han sido constantes los espacios de debate, reflexión, formación y divulgación promovidos o articulados desde la Defensa Civil, como la articulación con medios de comunicación. 
También vale decir que pese a no contar con un estudio geológico profundo, desde el municipio se avanzaron con diversas obras e incluso se dio pre-factibilidad a un nuevo loteo en una zona cercana a Alto Los Molinos, de las más afectadas en las inundaciones. 
Recién hacia fin de año se suscribió un acuerdo con el Instituto Nacional del Agua para poder contar con un estudio hidro-geológico que permita evaluar con criterio fino cada acción en el territorio. Desde el municipio buscaban hace tiempo este acuerdo, pero por falta de recursos e idas y vueltas con la Provincia vieron dilatada su concreción. 
En este sentido, Gerardo Guirado, vecino de Alto Los Molinos, sostuvo: “Valoramos la gran cantidad de obras que se vienen haciendo, pero no sabemos si están hechas con el mejor criterio técnico. Primero se hacen obras y recién ahora vamos a tener un estudio. Siempre hacemos todo al revés.” Este vecino es uno de los amparistas que litigó contra la Provincia en reclamo de obras de remediación a días del 15F. Guirado destaca una y otra vez las responsabilidades políticas en ese sentido, pero también remarca: “Nos falta mucho como sociedad, es como que no nos tomamos enserio la catástrofe que vivimos”. 

“Olvidados” 
Una de las familias más afectadas fue la de Verónica Braida (43), que perdió su casa en la zona de ‘La Cotita’, arrasada por el río. La familia había logrado construir mediante el Procrear el hogar propio, que finalmente nunca pudo habitar. Desde entonces viven en una casa prestada. “Desde el Estado nos ofrecieron una casita que no vale nada al lado de todo lo que perdí. Toda una vida para poder tener eso.” Braida le inició juicio al municipio y a la Provincia por la afectación padecida, que incluyó gran cantidad de deudas contraídas por una casa de la que nunca pudo hacer uso.  “Nos ofrecieron irnos a metros de donde pasó lo que pasó, cómo voy a irme a ese lugar con el daño psicológico que  sufrimos ahí”, agrega, quien al día de hoy sigue con monitoreo médico por el impacto emocional padecido dos año atrás. 
“Lo nuestro quedó en el olvido, abandonados”, dice Braida. “Desde la inundación, para nosotros todos los días es el primer día; es pensar cuándo vamos a poder tener la casa propia.”
Otro de los damnificados, Francisco González, quien perdiera su vivienda en Agua Mansa, envió vía redes sociales los videos del fatídico 3 de marzo de 2015. “Las obras marchan lentas, los que perdimos nuestras viviendas estamos sin solución. Que no se olviden”, señaló en el mensaje que acompañaba los videos. 
Imposible olvidar ambas fechas. Imposible.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.