En foco
Pin It

Widgets

Pelajes criollos

Tal vez te interese

Por: Hugo Juárez (Periodista)

Por aquello que el mes de Enero está en “la piel de Jesús María” desde hace ya 52 años por obra y gracia del festival (y por aquel trío tan mentado que se animó a ponerle música, por no decir un himno a la alegría campera) es que ésta ciudad es, literalmente, una acuarela en que se combinan la música con los colores y los olores del campo. O por lo menos es lo que cualquier paisano logra percibir no bien se adentra en el corazón del jolgorio. Y es allí, precisamente, en que está en su salsa, ya que más allá del paladar musical de cada uno, si hay algo que los conmueve y lo transporta, es cuando se encuentra rodeado de caballos. Porque está en su razón de ser es que todos les da igual. No importa si son chúcaros, mansos o redomones, porque el tema es estar ahí para “repasar” esa suerte de “biblioteca” que, la vida en el campo, se le presentó tan generosamente.
Será por ello que a su saber y entender de tanto trato con tan noble animal, le permitirá distinguir los sutiles matices de los distinto pelos. Un conocimiento que suele variar según el pago donde haya nacido, al punto que en más de una oportunidad han surgido discusiones bisantinas, como así también mentiras imposible de contener una carcajada.
Ni hablar del tipo verseado, que entonado, guitarra en mano, logró encantar al público con sus relatos, asegurando que existen Tordillos blancos y Tordillos negros, cuando la realidad indica que el Tordillo es prácticamente blanco (sobre todo cuando es un caballo adulto) y que el Tordillo negro no es ni más menos que un Moro hecho y derecho, sobre todo en su etapa de potrillo.
Más allá de este detalle no menor (y discutible, claro) lo cierto es que para andrentrarse en un tema tan apasionante como “peliagudo”, es necesario mencionar el trabajo de Emilio Solanet, la obra cumbre de, destinado no solo a los aficionados y entusiastas, sino también a los estudiosos y a los científicos, y que forma parte del acervo cultural del pueblo argentino, de sus leyendas y de la tradición gaucha (Fernando Romero Carranza para el 50 aniversario de la primera edición de Pelajes criollos, de Letermendia Editora).
Fue el propiio Solanet quien logró conformar un cuadro con 14 tipos de pelaje en la caballada criolla con todos sus matices, y que luego Carlos Adolfo Castello Luro en letra y Atahualpa Yupanqui en música, convirtieron en una milonga para pintar los 54 pelos en que se había subdividido el estudio: 

Pelajes entreverados 

Tuve un lindo doradillo
salió de un monte con puerta
medio charcón lista tuerta
y apenita de colmillo

Por lo blanco en los codillos
era mi flete lagarto
recio de encuentro y de cuarto
como venao de ligero
ni lo veían los rayeros
de ganar estaba harto

Se lo llevó el romerillo
por emprestarlo una vuelta
ya no arrebata más vueltas
se apagó mi doradillo

Hoy tengo un chuso tordillo
de los llamados sabinos
y como buen argentino 
no me podían faltar
dos gateaos para mudar
uno rubio otro barcino

Un flor de gateao tiznao
me sacó de mil apuros
marca de Remigio Luro
me lo habían regalao

De ahí procedía un bragau
un tostao, un lunarejo
y un zaino mula ya viejo
un anca mora, un barroso
y un lindo palomo brioso
un nevao y un azulejo

Amansé uno testerilla
cabos negros, bayos, moros
mala cara, sangre i' toro
y un rosillo mascarilla

Un colorao gargantilla
un picasito lucero
un rosao, un zarco overo
y como suebra pincel
tuve un zaino negro argel
y un tubiano pezcuecero

Se distinguir un trabao
un pico blanco, un lobuno
anca nevada y cebruno
rosillo moro y cruzao

Maneao de atrás el fajao
raya y mula el media res
mancha, pintao, yaguané
rabicano y por si salvo
uno, dos, tres y cuatro albo
bien calzao y pangaré

A los bayos no los mato
naranjos, blancos, rodaos
pampa, roanos, enceraos
el canario, el huevo i' pato

Y pa' dir cerrando el trato
llueve y no llueve lamenta
me he referido al tormenta
pa' muchos entrepelao
y si de algo me he olvidao
vayan sacando la cuenta...


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Anuario 2016

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com