Último momento
recent

Obispo Trejo, otra vez bajo el agua y a la espera de respuestas

Fuente: Héctor Brondo, sección Ciudadanos, La Voz del Interior.

Como hace un año atrás, las lluvias intensas y el desborde del río Jesús María inundaron campos y anegaron viviendas y calles en Obispo Trejo, localidad del departamento Río Primero, ubicada a 141 kilómetros al noreste de la ciudad de Córdoba.

En lo que va de 2017, los pluviómetros registraron la caída de 320 milímetros de lluvia en la franja norte y 280 en la sur.
El exceso hídrico dejó bajo el agua a unas 15 mil hectáreas productivas y perjudicó a casas de los barrios del norte del poblado, de unos tres mil habitantes.
Seis familias fueron evacuadas pero sólo una permanece en esa situación, se informó desde la municipalidad.
También se desbordó el canal derivador que corre paralelo a la ruta a un kilómetro del área urbana, de tres metros de ancho y que espera desde hace tiempo un dragado.

Embarrados
Maquinista Gallini, Chalacea y La Posta, entre otros parajes vecinos, también sufren el problema.
Además, la escuela Sargento Cabral, de Puesto Pucheta, quedó en medio de una ciénaga. El establecimiento educativo soló dictó clases siete meses el año pasado y se teme que también se presenten dificultades en el próximo ciclo lectivo.

Cansados
“Con los productores de la región tenemos pensado redactar una nota para reclamarle a la Secretaría de Ambiente de la Provincia el diseño de un plan maestro”, comentó a La Voz el intendente Rubén Foleto.
“Estamos cansados de los funcionarios provinciales y nacionales que nos manifiestan su solidaridad cada vez que nos inundamos pero no mueven ni un dedo ni gestionan soluciones para que esto no ocurra más”, se quejó el mandatario.
“Por esa razón decidí salir del comité de cuenca del río Jesús María porque nos pasábamos de reunión en reunión y nunca se llegó a nada”, justificó.
Foleto lamentó que se desactivara el proyecto de construcción de un dique sobre el río Canapé, en Ascochinga, para regular las crecidas del río Jesús María y sus afluentes. “Ahora van a seguir dos años discutiendo qué hacer y eso no nos sirve”, concluyó.

Atahona, también aislado
El agua se llevó la conexión que se había construido sobre un camino rural para poder cruzar el río Guanusacate.
Atahona está aislado desde el último lunes como consecuencia de las fuertes lluvias ocurridas a fines de 2016 y al inicio del corriente año, y que hicieron desbordar a los ríos Jesús María (Guanusacate) y Pinto, lo que significó la destrucción de vados y de caminos rurales, que dejó a los pobladores sin posibilidades de conexión.
 “Nadie puede entrar ni salir desde el lunes, están esperando que baje el agua y que se reconstruya el camino para poder cruzar el río Jesús María. El jefe comunal, Elvio Aguirre, me dijo que por ahora se están manejando con las provisiones que tienen en el pueblo, pero necesitan ayuda”, señaló el presidente de la Rural, Luis Picat.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.