En foco
Pin It

Widgets

Sobreseyeron al Juez José Sartori y a su exsecretaria, Liliana Tarragona en la causa María José Urbaneja

Tal vez te interese

Después de conocerse la decisión del juez Gustavo Rodríguez Fernández, la defensa de María José Urbaneja apeló la medida ante la Cámara de Acusación.

El 13 de noviembre de 2012, María José Urbaneja denunció en la comisaría de Villa del Totoral a su expareja, Cristian Peralta, por violencia familiar. Esa acusación fue remitida desde la Policía al juez José Sartori y en ella Urbaneja afirmaba que Peralta había amenazado con asesinarla.
13 días más tarde, el 26 de noviembre, Peralta cumple su promesa y desata una tragedia familiar que continúa hasta nuestros días. Esos 13 días que median entre la denuncia de María José y su brutal asesinato son los que la familia Urbaneja pidió que se investigue en la Justicia, bajo el patrocinio del abogado Carlos Nayi.
Para la familia de la joven, si los mecanismos de protección hubieran sido puestos en marcha, probablemente habría sido otra la historia. Y responsabilizaron por esa inacción al juez José Sartori y a su exsecretaria Liliana Taragona.
Los Urbaneja vienen sosteniendo en forma reiterada que la Justicia de Jesús María se “inventó” una coartada para encubrir su inacción que consistió en haber inventado un documento con posterioridad a la muerte de María José y falseándole la fecha, lo que pondría la atención en la Policía de Totoral y no en los funcionarios judiciales resposables de emitir las medidas de protección.

Lo que obra en la causa
Entre la Justicia y la Policía se han ido tirando la pelota a lo largo de este proceso de investigación. El nudo del caso es un oficio fechado el día 15 de noviembre de 2012. En la causa obra que fue entregado a un comisario, quien sin embargo dejó asentada la fecha en que lo recibió, el 27. El policía notó que no tenía el sello de “copia” del presunto original librado el 15 y lo ingresó en el libro policial.
Paralelamente, se comprobó que la denuncia de Urbaneja, la medida de exclusión y el oficio fueron cargados en el sistema informático judicial el 27, pero con fecha del 15.
En el juzgado tampoco quedó constancia de que el supuesto oficio original fuera retirado por la Policía para ejecutar las medidas de protección.
La diferencia probatoria, hasta el momento, está en la aparición de un testimonio de una escribiente del juzgado quien declaró que ella misma redactó a mano ese oficio.
Otros dos empleados del juzgado, a su vez, declararon que la carga de esas actuaciones manuales no se registraban en ese mismo momento sino que se cargaban cuando se podía.
Y para hacerlo más complejo aún, la propia Justicia utilizó en la sentencia a prisión de Cristian Peralta la orden de restricción del Juzgado Civil, Comercial, Conciliación y Familia de Jesús María expedida con fecha 15/11/2012.
La segunda víctima, en este proceso, fue la verdad. La credibilidad de todo un aparato judicial está en juego y saldrá airoso si logra aportar certeza donde hoy reina la incertidumbre. Por lo pronto, habrá que seguir la apelación presentada.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com