En foco
Pin It

Widgets

Ordenamiento de bosques o cómo proteger la fuente de la vida

Tal vez te interese

Legisladores y empresarios buscan avanzar sobre el escaso monte que queda en Córdoba.

Por Leonardo Rossi (De nuestra redacción)

La Legislatura de Córdoba se apresta a sancionar un nuevo ordenamiento de bosques, tal como exige la ley nacional en la materia. Actualmente, rige la ley 9.814 (2010), que vencía el año pasado. Esa ley dejó en zona roja (máximo nivel de protección) 1,8 millón de hectáreas de monte, y fue criticada por técnicos y organizaciones que entendían que eran cerca de 4 millones las que debían ser resguardadas de topadoras y rolos. 
El oficialismo, con apoyo de radicales, intenta avanzar aún más sobre el monte que queda en Córdoba (3,5 % de las 12 millones de hectáreas originales), en línea con el reclamo de diversos sectores que integran la Mesa de Enlace. Reconocidos investigadores y colectivos campesinos y socio-ambientales cuestionan la iniciativa. 

Las críticas
Luego de conformar una mesa, de la que se retiraron el Movimiento Campesino de Córdoba y el Foro Ambiental por no encontrar espacio a sus propuestas, el Ejecutivo envió a la Legislatura el proyecto, que obtuvo despacho con firma de miembros de UPC-PJ y la UCR.  Las organizaciones socio-ambientales denuncian que se habilitará el desmonte en categorías roja y amarilla (alto y mediano valor de conservación), ya sea con topadoras, rolos o químicos; se reducirá la superficie a proteger, en violación del principio de no regresividad de la ley nacional; permitirá la minería en zonas rojas; cambiará la autoridad de aplicación  de Ambiente a Ciencia, omitiendo las competencias ministeriales; e incorporará en la regulación a los bosques exóticos. 
Entre otros referentes, se han expresado en contra de esta iniciativa el Premio Nobel de la Paz 2007 y biólogo de la UNC Marcelo Cabido, los biólogos Fernando Barri y Federico Kopta, la doctora en Ciencias Agropecuarias Alicia Barchuk. Además organizaciones como la Mesa Apícola del Noroeste Córdobas –más de mil familias-, Movimiento Campesino de Córdoba, Río Cuarto sin Agrotóxicos, y la Coordinadora Ambiental y de Derechos Humanos de Sierras Chicas, entre otras. 

La disputa es por la vida
Desde la coordinadora, el biólogo Cristian Schneider apuntó que “un eje muy fuerte de discusión es el norte y oeste de Córdoba, donde está el bosque chaqueño”. “Ahí la  Sociedad Rural y otras organizaciones quieren avanzar con ganadería, pero también se afectarán ambientes serranos, donde hay pastizales y arbustales, donde viene un tema que es la promoción de la minería”, según se explicita en la nueva normativa (artículo 20). Además el impacto de estas actividades, Schneider alerta sobre la “profundización del avance de la frontera inmobiliaria” en Sierras Chicas, por ejemplo. En ese corredor y su extensión hasta Jesús María no cesan los loteos en zonas ribereñas, pese a las inundaciones de 2015 que dejaron una decena de muertos, viviendas e infraestructura destrozada. Diversos investigadores, como Barchuk y Barri, relacionaron directamente el grado de impacto de esos eventos con la deforestación en la zona, y la falta de ordenamiento territorial. 
Para Schneider existe “un desamparo total, donde los partidos mayoritarios y las agencias de gobierno están abriéndole más la puerta a visiones que está comprobado que nos llevan a terribles consecuencias que ya las vemos”. 
Decenas de estudios de la UNC (Cabido, Zak, Britos, Agost, entre otros) registraron el desmonte en la Provincia, sus causas y consecuencias. Entre la década del 70 y el 2000 se arrasaron 1 millón de hectáreas. Entre 1998 y 2002 (con pérdidas de 122.798 hectáreas) Córdoba presentó una de las tasas de desmonte más altas del mundo; y la más alta del país, entre 2002 y 2006 (93.930 hectáreas). En paralelo, apuntan los investigadores avanzaba la frontera agro-empresarial (soja transgénica –5 millones de hectáreas--, y en menor medida maíz y ganadería industrial).  “Hay un efecto acumulativo, que lo estamos viviendo. Cada vez tenemos menos bosque que el año anterior, es finito eso, y la consecuencia va a ser la pérdida absoluta. Eso significa pérdida de agua, cambio de clima, y todo lo que venimos padeciendo”, remata Schneider. 
Los legisladores de Unión por Córdoba, con apoyo radical, esperan sancionar la nueva normativa antes de fin de año. Las organizaciones sociales entienden que lo que se juega en esta discusión es lo más esencial: “Sin bosques no hay agua, sin agua no hay vida”.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Anuario 2016

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com