En foco
Pin It

Widgets

La Estancia de Caroya ya tiene 400 años de historia

Tal vez te interese

Formalmente, se cumplieron 400 años de la firma del documento que le permitió a la Compañía de Jesús contar con una estancia productiva, parte de un conjunto.

Un 8 de diciembre de 1616, el sacerdote jesuita Diego de Torres estampaba su firma en el documento que señalaba que,  tras pagar 200 pesos a Isabel Funes y al capitán Damián Pérez de Villarreal, tomaba posesión efectiva de la Estancia de Caroya, el primer establecimiento productivo que la Compañís de Jesús tuvo en el norte cordobés.
Y para hacerle los honores a tan importante fecha, las autoridades actuales de la Estancia decidieron celebrarlo con actividades artísticas y culturales durante el 7 y 8 de diciembre. Desde luego, también acompañados por exquisiteces de la gastronomía caroyense.
En Caroya, los jesuitas llegaron a tener una extensión, de norte a sur, de 5,2 kilómetros por unos 43 kilómetros de este a oeste. Producían trigo y maíz, criaban vacas, bueyes, mulas y caballos. También, elaboraban vinagre para curar las heridas, vinos y aguardientes, entre otras bebidas.
Dotaron a la estancia de puestos, corrales, potreros, tajamares y acequias para regar los cultivos y hacer funcionar los molinos.
También, levantaron talleres de carpintería y herrería, de curtiembre y tejidos, jabonería y panadería, hornos para quemar cal y cocer ladrillos, ranchería para empleados y las casas para los padres jesuitas y los hermanos estancieros. La capilla fue la coronación de todas las obras.

Un orador de lujo
Precisamente en la capilla, el historiador Eduardo Lazzari fue el encargado de ofrecer un pantallazo sobre la importancia de los jesuitas en América, en nuestras tierras en particular y en cómo se resignifica hoy su presencia con el actual papado de Francisco I.
“Esta Estancia, al igual que el conjunto, son motivo de orgullo y -a mi entender- debería ser potenciada como una de las alternativas de turismo cultural más importantes de Argentina. Este circuito no tiene nada que envidiarle a otros conjuntos patrimoniales de América e incluso diría que a otros contemporáneos en Europa”, opinó el historiador.
“En Argentina -añadió Lazzari- vimos la obra jesuita en su totalidad, es decir, las estancias como modelos productivos, las misiones como modelo social-cultural y político, y las escuelas como modelo educativo. En este conjunto de Córdoba, durmió como “Padre Jorge” quien hoy es el Papa. Esto tiene una potencia para la historia que todavía no la dimensionamos, pero -desde la perspectiva de la Cultura y del Turismo- Córdoba tiene que aprovecharlo porque no hay esto en otro lugar”.
Respecto de la Estancia de Caroya, Lazzari señaló: “Los jesuitas en esa idea de no formar conventos sino que cada jesuita potenciara su saber mundano, a la vez de fomentar su saber espiritual, permitió que por estos lugares pasara gente impresionante. Hoy, que son los 400 años de la Estancia, hemos omitido todo el carácter que tuvo este lugar como posta del Camino Real, como fábrica de armas blancas, como hotel de inmigrantes que lo hacen un lugar único y que está en excelentes condiciones y, fundamentalmente, gracias a todo el trabajo de la gente que está a cargo, desde el director hacia abajo”.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com