Último momento
recent

Un roce secreto, la apuesta 2016 de Alejandra Vicari

Con dos funciones el sábado 12 de noviembre, a las 19 y a las 22, Alejandra Vicari Ballet propone un viaje emotivo y fresco a la música de los ‘80.

Muchos papás y mamás que hoy tienen entre 40 y 60 años saben que la década de 1980 tiene un peso simbólico enorme. Fue la década en la que fuimos a Malvinas vencedores y volvimos derrotados, y también la década en la que despedimos a una cruenta dictadura militar para darle la bienvenida definitiva a la democracia y a la libertad.
Todo eso que está bien adentro del inconsciente colectivo, durante esa década podía experimentarse a través de la música que se englobó genéricamente bajo la etiqueta de rock nacional. Charly, Fito, el “Flaco” Spinetta, Norberto “Pappo” Napolitano, Soda, Virus, entre tantos otros fueron la válvula de salida para una generación que estuvo contenida durante muchos años.
Y si musicalmente los ‘80 fueron poderosos, en la moda llegó a lo bizarro. Tanta libertad se necesitaba entonces.
Alejandra Vicari ingresó a la década del ‘80 siendo niña y la despidió siendo joven. Por eso, pensó que esa carga emotiva, simbólica, liberadora podía trasladarlo a las tablas y ésa fue la génesis de Un roce secreto, la obra que presenta la semana próxima junto a alrededor de 140 alumnas de la academia que dirige bien acompañada por María Eugenia Vicari, Constanza Viel, y Alejandra Paniagua Monticelli.
Este año, reincide en la colaboración de parte del guión Marita Freytes y oficiará como una suerte de “animador” Santiago Scalisi.
La principal novedad que trae Un roce secreto en esta ocasión es que parte del repertorio musical que acompañará a las bailarinas se realizará en vivo por parte de la banda Big Mamma’s Blues con las voces de Patricia Mansilla y Agueda Balbastro, Franco Ledesma (guitarra), Rodrigo Arrascaeta (bajo), Nicolás Váldez Contrera (batería), y Samuel Majul (teclados). Sobre los 23 temas que habrá en hora cuarenta de espectáculo, 8 serán interpretados en vivo por Big Mamma Blues. Por razones de espacio, la banda ocupará el pullman del cine teatro Gianelli ya que no hay forma de que puedan compartir el escenario principal que no tiene grandes dimensiones.
“Hay buena vibra, hay energía, es el cierre de algo, de este roce tan secreto que sale al final y deja de ser secreto”, explica Alejandra Vicari sobre el proceso que se fue generando a la par que se gestaba la obra.
“Esta música es la mejor, llega, tiene sentido, tiene argumento, no hace falta ningún hilo conductor porque está cantado. Hay poesía, una historia contada y cantada”, añade Vicari sobre la selección del repertorio.
“Hace tanto tiempo que tenemos todo listo que necesitamos que llegue el momento. Ya tenemos ganas de actuar, de bailar, de ver que pasa con estos dos equipos humanos que se van a encontrar durante la obra”, completa la artista.
Para Vicari es un gran desafío esta nueva propuesta, después de lo que representó el año pasado el esfuerzo para montar la Divina Comedia. Sin embargo, subsiste un punto de conexión: haber trabajado cada momento del espectáculo desde los sentimientos, como se dice vulgarmente “sacados desde las visceras”.
“Salió todo desde el adentro, desde el qué me pasa, desde el alma. Logramos hacer catársis con cada letra”, concluyó Vicari.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.