En foco
Pin It

Widgets

Testimonios de vida: cuando se quiere se puede

Tal vez te interese

Para ser independiente laboralmente hacen falta ciertas características personales y una buena dosis de coraje para enfrentar la inseguridad de no tener sueldo.

Por: Adriana Felici (Periodista)

Hoy son cada vez más quienes se animan a encarar su propio emprendimiento. A este fin, la Oficina de Empleo de la Municipalidad de Jesús María asesora y da capacitación. “La tendencia del mercado laboral actual es la demanda de servicios y no tanto de empleados. Estos programas (Jóvenes con más y Mejor Trabajo, Seguro de Capacitación y Empleo, y Seguro por Desempleo) permiten que la gente capitalice sus habilidades y las vendan como un servicio”, señalan la Lic. Alejandra Costanzo,  Orientadora de Programas de empleo y la Lic. Romina Fagetti, tutora de Programas de Empleo. Ahora, ser independiente, ¿es tan difícil? Elegimos a tres personas, entre ellas una chica y un chico muy jóvenes, testimonios de que cuando se tienen las cosas claras, y se quiere, se puede.

Micaela Cieri: “Siempre quise tener un negocio propio” 
Micaela (22) espera con ansias el dinero del Programa Jóvenes con Más y Mejor Trabajo para arrancar con su proyecto de poner un cotillón en su casa de Jesús María. “Siempre quise tener un negocio propio. Sueño con crecer en lo mío; por eso pienso ir incorporando de a poco cotillón para todas las edades y disfraces”, cuenta ilusionada.
Mientras espera el puntapié económico, trabaja en un kiosco-librería, donde empezó con una práctica laboral: “Fui a la Oficina de Empleo a buscar trabajo. Cuando vieron que hago muñequería soft, me propusieron poner un negocio de cotillón. Las capacitaciones me ayudaron muchísimo: aprendí administración y costos, y a evaluar si un negocio es viable”.
Presume que el dinero ($ 38.000) le llegará a mediados de diciembre, y tiene 60 días de plazo para abrir. “Mi mamá y mi hermana siempre fueron independientes, y a mí me gusta atender a la gente. Tener mi negocio me permitirá tomar mis propias decisiones”, remata.

Jorge Tiraboschi: “Puedo manejar mis tiempos”
Jorge (23) tiene su bicicletería en Colonia Caroya. “Fui a la Oficina de Empleo en 2011 para buscar trabajo. Hice los cursos y una práctica laboral en una bicicletería de Jesús María donde seguí hasta 2015. Cuando vi que tenía posibilidades de integrar el plan Jóvenes con Más y Mejor Trabajo, hice las capacitaciones, en marzo de este año me depositaron el dinero ($ 25.000) y en junio abrí la bicicletería en la gomería de mi papá” (uno de los requisitos para que el proyecto se apruebe es tener un lugar propio). ¿De dónde salió la idea de ser independiente? “Creo que a largo plazo, es una mejor fuente económica. No veía como progreso trabajar para otra persona… Aquí si trabajo cobro y si no trabajo no cobro, y además manejo mis tiempos”, sintetiza.

Alcira Almada: “Fue difícil, pero ahora estoy a full”
La historia de Alcira (53) es distinta. El dinero para su taller de costura provino del Seguro por Desempleo. Trabajó 15 años en una empresa y hace dos la despidieron. Sin miedo confiesa que el despido y la consecuente falta de dinero la deprimieron. “Se me estaban terminando los ahorros… pero un día tomé fuerzas y fui a la Oficina de Empleo a buscar trabajo. Allí me propusieron los cursos para micro emprendedores, y como yo sabía coser, me dije: «Voy a coser». Tenía una maquinita, así que en el árbol de la puerta de mi casa puse un cartón que decía «costura»… y ese 24 de diciembre vino la primer clienta. Y el 31 -añade- también me vinieron varios arreglitos…”.  Uno era un vestido de gasa para acortar (para quien no lo sabe es una tela muy difícil para que no “chingue”), y la dueña del vestido quedó feliz. Le dijo «Sos muy prolija; vas a tener mucho trabajo»”.
  Para refrescar conocimientos Alcira tomó clases con una modista de la Colonia: “Pero a las dos clases se me terminó la plata y no volví. Un día la señora me llama y me pregunta si realmente quería seguir… Cuando le expliqué porqué no iba, me becó”.
  Con el Fondo de Desempleo ($ 25.000) compró dos máquinas más. Y cintas, puntillas, hilos, cierres y telas para hacer prendas y almohadones que vende muy bien.  Como si todo esto fuera poco hace dos veranos que confecciona trajes para los corsos y da clases de costura en una casa de Barrio Norte. “Estoy muy agradecida a la Oficina. Me enseñaron a calcular los costos y a sacar este negocio a flote. Fue difícil, pero ahora estoy a full. Tengo mi negocio en casa y manejo mis horarios, ¿qué más puedo pedir?”.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com