En foco
Pin It

Widgets

La música de los ‘80’s, eje de un gran show de ballet de Alejandra Vicari

Tal vez te interese

Un momento emotivo se vivió el sábado pasado durante las dos funciones de Un roce secreto, el espectáculo de Alejandra Vicari Ballet.

La década de 1980 fue una ética y una estética muy particular. Tras la retirada de los militares, floreció el “destape”, nació el cola-less, las producciones cinematográficas se animaron a subir de tono, y la canción de protesta le dio lugar a la canción pop, a la canción inteligente, a la canción desfachatada, y a la canción que tiene una aguda mirada sobre la realidad.
Charly García hizo obras insignes de sus tres primeros discos solistas, Spinetta se hizo eléctrico y maquinal al mismo tiempo, y florecieron bandas desfachatadas como Los Twist o Virus. Pero también estaban Miguel Abuelo y Norberto “Pappo” Napolitano, y las Viudas e Hijas de Roque Enroll. Así de variado, así de distinto, así de arriesgado.
Por eso, poner en escena un espectáculo artístico que refleje ese desafío ético y estético no resulta fácil. Sin embargo, Alejandra Vicari y su ballet se le animó a la propuesta y, tras dos funciones de Un roce secreto el sábado 12 de septiembre, hay que señalar que salió airosa.
No se trató solamente de la selección del repertorio en la que sobresalieron gemas del cancionero nacional sino también de la elección por las letras de esos temas y por el espíritu que alimentan.
El rock nacional es un género urbano, contrapuesto al folklore por su génesis, y es fácil identificar las historias de ese rock criollo en cualquier ciudad, incluso en Jesús María.
A diferencias de otros espectáculos anteriores de Vicari, en este roce secreto hubo un disfrute generalizado, alimentado quizás por haber consumido música en nuestro idioma, pegadiza, clásica en el sentido de que muchos de esos temas pertenecen al “una que sabemos  todos”. Y se notó en el escenario donde a muchas de las bailarinas, pequeñas y grandes, se les notaban que hacían el doble esfuerzo de seguir minuciosamente la coreografía y, al mismo tiempo, ir cantando bajito la canción que las acompañaba.
Desde luego que la redacción de los textos de Marita Freytes, leídos o actuados por su hijo, Santiago Scalisi, sirvieron para ir enhebrando una suerte de guión que permitía que todo tenga un hilo, un correlato, y que no pareciesen cuadros sueltos dentro de cuadros.
Otro enorme acierto fue combinar la fuerza de la música en vivo que aportó la Big Mamma Blues, con músicos locales, que ensamblaron perfectamente con lo que los bailarines hicieron en escena. Fueron ocho temas, sobre un total de 23, que le dieron otro vuelo al show. Y ni que hablar del vestuario donde todo lo que permitía la imaginación se hizo carne.
Quienes vivimos nuestra adolescencia o juventud en los ‘80’s nos permitimos un viaje en el tiempo, en un tren cargado de emociones. Durante Un roce secreto nos permitimos la lágrima, disfrutar visualmente mientras cantamos, fuimos ese pibe o piba de 15, 16, 17, 18 años que salía por primera vez a un boliche o iba por primera vez a un recital.
El fruto de todo un año intenso de trabajo fue hermosamente ejecutado por las más de 145 bailarinas que pisaron las tablas del Gianelli hace una semana. Para ellas fue el aplauso generoso en cada una de las dos funciones. Y un párrafo especial para Alejandra Vicari y sus profes: artistas con todas las letras y capaces de estremecernos.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com