Último momento
recent

Ser mamá y no morir en el intento

Millares de adolescentes y jóvenes alumbran sin estar maduras para asumir la maternidad ni para disfrutar del milagro de traer un hijo al mundo.

Cada vez es más frecuente cruzarse una mamá jovencísima paseando a un bebé en cochecito. Son mamás a las que les toca asumir intempestivamente la maternidad como consecuencia de haber disfrutado de su sexualidad, pero sin haber tenido la previsión de utilizar algún método anticonceptivo.
En parte, podríamos achacarle la cuestión al sistema educativo porque provee escasa información en muchos ámbitos, pese a que existe una ley (cumplió una década casi) que les obliga a los centros educativos a brindar educación sexual.
Pero también podríamos achacarles la cuestión a los padres que, a sabiendas de que en el colegio reciben escasa información, tampoco se ocupan de brindar ese acceso.
Y, aun así, la cuestión estará lejos de acercarnos a la problemática en su dimensión más compleja. La casuística también indica que muchas adolescentes y jóvenes quedaron embarazadas porque tuvieron relaciones sexuales en estado de ebriedad o después de haber consumido sustancias psicoadictivas. Y lo mismo les cabe a sus parejas masculinas, casuales o estables, que también acceden a la sexualidad sin ningún tipo de protección.
Y también viene pasando que muchas parejas adolescentes en forma consciente buscar procrear, bajo la idea “romántica” de lo unidos que los hará un hijo en común.
No se trata, en estas líneas,  de señalar a nadie con el dedo  por una maternidad prematura ni condenar a nadie por haber  concebido sin estar emocionalmente preparado para eso.
Pero tendremos que estar más atentos como sociedad para visualizar estos casos y ver cómo les encontramos maneras de abordarlos que resulten provechosas para las familias a las que les toca atravesarlos. Para que el gozo de haber traido un hijo al mundo sea completo y movilizador.
¡Feliz día a todas las mamás!
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.