En foco
Pin It

Widgets

Danilo Fantini: “La agroecología nos permite ofrecer alimentos sanos”

Tal vez te interese

Danilo Fantini transita hacia una agricultura que hace de la diversidad natural su aliada.

Por: Leonardo Rossi (De nuestra redacción)

Las experiencias agroecológicas en Colonia Caroya han ganado visibilidad los últimos años. La práctica de este sistema en el vivero municipal, mediante algunos ensayos de maíz por ejemplo, y la utilización de esa tierra por parte de productoras de la colectividad boliviana que venden en la Feria del Camino Real muestran casos de una agricultura que transita hacia modelos más sanos. Danilo Fantini es otro puntal de este ideario que busca abrirse camino en Caroya. Desde sus ocho hectáreas demuestra que se pueden producir frutas y verduras, criar animales de granja, por fuera de los cánones dominantes que invitan a la aplicación masiva de plaguicidas. 

Inicio y transición 
Fue por aquellos turbulentos años de crisis económica (2001/2002), donde se replicaba la frase ‘la única salida está en el aeropuerto’, que Danilo hizo un cambio rotundo en su vida. Formado como ingeniero civil y con la tentación de abandonar todo e irse del país, decidió repensar su actividad laboral, su vida. Recrearse. Inicialmente tomó la decisión de “generar una actividad que nos permitiera quedarnos”. Con ese objetivo, retornó a las raíces del pueblo: la chacra. 
Inicialmente, por 2003, se lanzó a la producción de frutas no tan tradicionales para la zona. El arándano y el kiwi exigieron gran esfuerzo y poco rédito. La cosa iba por lo clásico: la uva. Así lo entendió, poco a poco empezó a aprender los secretos del cultivo. “Fue clave ingresar a un grupo de ‘Cambio Rural’ del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) porque nos permitía aprender de otras experiencias, compararnos e ir mejorando”, recuerda. Por esa época, Danilo siquiera había escuchado hablar de agroecología. “Usaba todos los paquetes tradicionales con químicos de síntesis.”
En 2010, gracias a la agrónoma Daniela Mansilla, Danilo y otros productores conocieron técnicos de Mendoza que hablaban de “manejo agroecológico de frutales, de hacer policultivos, de potenciar la fauna benéfica, y de controlar malezas de forma natural”. Una revolución en la chacra. El productor ya observaba que “el uso de agroquímicos que hacíamos para que nos sirviera en nuestra producción, era el mismo que hacían en otros cultivos como la soja y nos volvía víctimas” a causa de la deriva que afectaba las vides. 
Danilo estudió, ensayó, y poco a poco transitó el camino agroecológico. “Un día pude dejar de usar el glifosato para sacar yuyos”, apunta. No obstante aclara que la transición no es un camino simple, más bien “es lento, se avanza, se retrocede”. 
Y no es poco lo que ha avanzado. Actualmente, la chacra presenta una rica diversidad de producciones. Manzanas, duraznos, ciruelas, tunas, damascos, uvas, huevos, y carnes de pollo y cordero surgen de estas ocho hectáreas. La reciente incorporación de los ovinos al terreno fue justamente como parte de la complementariedad natural que propone la agroecología. “Me controlan las malezas y me aportan fertilidad al suelo”, explica.

Un camino de ida
La producción en terreno que realiza Danilo deriva en vinos caseros, dulces, y frutas frescas que son comercializadas de forma directa en la Feria del Camino Real y en la Feria Agroecológica de Córdoba. La agroecología justamente propone evitar el recorrido de grandes distancias del alimento, reduciendo el uso de combustibles y alentando los productos de estación. Aquí una de las tantas diferencias con los productos orgánicos, que se certifican, tienen un alto precio de mercado, y forman parte del comercio global.
 “A la hora de vender no tengo que andar dando rodeos, porque estoy muy tranquilo de lo que ofrezco, que es sano, que es lo que consume mi familia”, comparte pleno. Hoy en día Danilo se apresta alcanzar un grado total de no aplicación de plaguicidas sintéticos. “Hace tiempo que ya lo logramos en los frutales y este año haremos lo propio en la vid”. Para este productor “ya no hay vuelta atrás, este modelo cierra por todos lados”. 
“La agroecología me permitió darle coherencia productiva a mi pensamiento, de que es necesario acceder a alimentos sanos”, remata sin duda alguna.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com