En foco
Pin It

Widgets

Basura electrónica: un reto que necesita soluciones

Tal vez te interese

Fuente: Ecogestos y La Voz del Interior

Cada vez se generan más residuos electrónicos y eléctricos (también conocidos como e-waste), sobre todo en los países desarrollados. Ordenadores, tabletas, móviles, televisores…

La tecnología de última generación desplaza todos los días aparatos que funcionan, pero que pronto quedan ‘desfasados’ para quien ‘necesita’ estar a la última. ¿Qué ocurre con estos residuos? En la mayoría de los casos son incinerados en instalaciones de gran potencia y alto coste o se embarcan hacia países en vías de desarrollo. Ninguna de estas opciones contribuye a crear un entorno sostenible.
Los residuos electrónicos son difíciles de tratar y su incorrecto procesamiento puede resultar peligrosamente contaminante. Estamos ante un problema que cobra cada vez más importancia, pero a pesar de ello no existen sistemas de procesamiento formalizados, por lo que estos residuos terminan parando en vertederos comunes creando un foco de contaminación. De hecho, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo, ( ‘The global impact of e-waste: Addressing the challenge” – El impacto global de los desechos electrónicos: Abordando el reto), el 80% de los desechos electrónicos en los países desarrollados que se recicla termina siendo enviado (a menudo ilegalmente) a los países en desarrollo como China, India, Ghana y Nigeria para su reciclaje.
El problema del tratamiento de basura electrónica puede convertirse en una oportunidad si consiguen crearse empleos verdes, por ejemplo si se desarrolla tecnología encaminada a facilitar las tareas de reciclaje (existen centros de investigación que ya están trabajando en ello); así sería viable que surgieran empresas especializadas en este sector, que tiene un gran potencial. Los materiales que se pueden recuperar son muy valiosos (oro, plata y otros metales valiosos) y solo por eso ya sería rentable reciclar la basura electrónica más común.

Falta mucho
Según el informe eWaste, publicado en noviembre de 2015 por GSMA –que representa los intereses de los operadores móviles a nivel global– y la Universidad de las Naciones Unidas, cada argentino produjo, en 2014, un promedio de 6,9 kilos de basura electrónica de promedio, y proyecta que en 2018 serán 7,8 kilos.
Trasladado a Córdoba, los capitalinos produjeron en 2014 unas 8.900 toneladas. La recuperación fue de apenas del 1,2 por ciento.
Sin embargo, según datos de composición de residuos que realizó el municipio en octubre de 2014, llegan junto con los desechos domiciliarios 1,9 toneladas diarias de basura electrónica. Al año, suman 693 toneladas.
Si se agregan las 103 toneladas recibidas por el municipio, el índice de reciclado sube al 13 por ciento. El resto fue a parar al relleno sanitario.
¿Y donde están los demás residuos? Probablemente, acumulándose en cada casa cordobesa.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Anuario 2016

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com