Último momento
recent

La cajita mágica de herramientas

Leer es, probablemente, el acto revolucionario más grande de todos. La era tecnológica no nos exime de seguir promoviendo lectores autónomos.

La lectura tiene mucho más poder de fuego que un fusil. Nos va proveyendo de palabras y mientras más palabras acumulemos en nuestra caja de herramientas, más oportunidades tendremos.
Dos personas que utilizan en promedio unas mil palabras lograrán acuerdos más rápido que aquellas que sólo se manejan con 300 palabras o menos. Y no hablamos de palabras que estén bien o mal escritas sino de que uno pueda saber qué concepto encierra cada una de las palabras que utiliza en el momento que las utiliza.
Huelga decir la importancia que tiene para los comunicadores dotarse de una enorme caja de herramientas repleta de palabras. Que les ayude a decir lo concreto durante las catástrofes, que les ayude a denunciar lo incorrecto cuando sea necesario, que sirvan para ofrecer aliento cuando se está desahuciado, que sirvan para definir los límites éticos, valores, conductas deseables.
Pero para que haya gusto por la lectura, tiene que haber incentivo, aliento, promoción. La que tiene que comenzar en casa, comprando libros, sacándolos de las bibliotecas, pidiéndolos prestado. Una buena biblioteca en casa hará parte del trabajo.
Tiene que seguir en la escuela. Los docentes tienen que promover hábitos de lectura, semanalmente, año tras año. Innovar en la elección de textos, buscar los más atrapantes, los que generan vuelos de la imaginación.
Y no importa en qué formato se proponga. Habrá que habituarse a que muchos niños y jóvenes leerán en tablets, en teléfonos móviles, en computado- ras de escritorio. O lo harán en papel, amarán el aroma de los libros de papel, se detendrán en sus ilustraciones, tocarán sus texturas.
Si logramos que todos lean, lograremos una revolución silenciosa: la del intelecto preparado para no dejarse manipular.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.