En foco
Pin It

Widgets

Darse un mimo en el alma

Tal vez te interese

Cuando de manifestaciones artísticas se habla, hay poco espacio para la improvisación y mucho espacio para el goce colectivo y sanador.

Uno puede no ser consciente de la energía que emana de una multitud hermanada por un hecho compartido, pero esa energía existe, atraviesa todo el ser, y muchas veces transforma.
Lo saben bien los que van a la cancha y unen sus gritos, sus cantos, y su emoción al alentar al equipo de sus amores. Lo saben bien los hinchas de la T, los Piratas, los Gloriosos, y todos aquellos clubes que logran superar un par de decenas de miles en cada encuentro deportivo.
Y también lo saben quienes asisten a eventos artísticos multitudinarios, a un concierto de un gran músico o de una gran banda. Lo saben las decenas de miles que gozan del cuarteto cada fin de semana. Allí también fluye una energía vital que te pone en comunión con el desconocido y ocasional compañero de espectáculo.
Y también nos ocurrió a los más de 40 mil cordobeses que nos tomamos la tarde del domingo pasado para ver a Paul McCartney en el estadio Kempes. Es indescriptible la emoción que se siente de estar frente a un talentoso y creador de canciones que se vienen cantando desde hace 50 años.
Es la alegría de estar frente a una leyenda de la música, de un exintegrante de los fabulosos cuatro de Liverpool, de uno que supo construir una sólida carrera solista después de eso, de uno que compuso y sigue componiendo himnos universales.
Sir Paul McCartney nos regaló uno de esos momentos que se atesoran en el alma, que no importa la cantidad de años que pasen de ahora en más porque será un recuerdo indeleble.
La sensación de que en los programas escolares de música del futuro, nuestros nietos y bisnietos estudiarán cómo lograron revolucionar el rock del siglo 20 y de cómo influyeron en miles de bandas que los sucedieron. Y la emoción de saber que uno le podrá decir a su nieto ‘Yo lo ví en vivo, cuando vino a Córdoba, y fue maravilloso’. Gracias, Paul, por este tesoro que grabaste en el alma de este editor de noticias.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com