En foco
Pin It

Widgets

El microemprendimiento laboral "Sin pena" busca integrar trabajo y discapacidad

Tal vez te interese

Un grupo de jóvenes con discapacidades leves viene trabajando en un proyecto laboral con el que pretenden insertarse en la comunidad, entablar relaciones sociales y, si se puede, ganar algo de dinero.

Lucas Blanco, Magui Vaca, Leonardo Seculini, Alberto Saavedra y María Luisa Moscoso son jóvenes que vienen participando del microemprendimiento laboral que lleva por nombre Sin pena. En nada se diferencian de otros microemprendedores y, como aquellos, también tienen la incertidumbre de no saber si lo que están proponiendo tendrá mercado, si les permitirá subsistir y permanecer en el tiempo, ni durante cuánto tiempo podrán hacerlo.
Sin pena funciona en la sede del Complejo para la Discpacidad (COPADI) y, desde este año, cuentan con la coordinación de César Stagnaro. Vale señalar que Stagnaro tiene experiencia en el rubro indumentaria porque está al frente del local Frida en el centro de Jesús María. Y ese expertice fue también importante a la hora de ser invitado por la directora de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF), Yanina Aguirre.
Stagnaro, además, tiene una larga militancia por el deporte adaptado y su nombre junto al de su hermano Francisco ha recorrido infinidad de latitudes corriendo maratones. De hecho, está pronto a dar a conocer novedades en torno al desarrollo del deporte adaptado en Jesús María. Pero no nos adelantemos.
En conclusión: César Stagnaro combinó su oficio como diseñador de indumentaria y de maratonista que lucha por los derechos de las personas con discapacidad y decidió decir que sí a la propuesta municipal.
El microemprendimiento laboral Sin pena cuenta con maquinaria que les permite “estampar” diversos motivos en remeras u otro tipo de indumentaria, pero también en tazas y otro tipo de material.

Una gran oportunidad
Cada uno de los jóvenes que participa del taller se toma con mucho entusiasmo su tarea. El día en que este semanario visitó el taller, Leo se encargaba de las remeras y Beto de las tazas. Luisa nos mostraba los mouse pad y los apoya vasos estampados con motivos sacados de pinturas que los propios chicos hicieron.
Y Beto le jugó una broma al editor de este semanario cuando le solicitó una factura tras una operación comercial. En lugar de una factura de AFIP recibió una de panadería.
“Todo lo que ganamos hasta ahora lo reinvertimos en el taller. El sentido es que puedan ser ellos quienes hagan todo el proceso hasta la misma venta. Que puedan socializar todo lo que aprenden y si ganan algo de dinero mucho mejor”, sintetizó Stagnaro sobre el emprendimiento.
Para ellos, salir a vender es la parte más linda: mostrar su mercadería, cobrar, entregar la mercadería, charlar y contar lo que hacen. Sentirse útiles.
A propósito de Semana Santa, los chicos que asisten al Centro de Día y a los talleres del COPADI están elaborando huevos de pascuas, en forma conjunta con los integrantes del microemprendimiento laboral “Sin pena” quienes se encargaron de diseñar e imprimir unos coloridos envoltorios. Los huevos de Pascua estarán a la venta a partir del lunes 21 de marzo en las instalaciones de COPADI, en calle Congreso 930.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com