En foco
Pin It

Widgets

Loteadores de Sinsacate pagarán tasa para financiar lagunas de retardo

Tal vez te interese

Fue una de las últimas acciones impulsadas por Carlos Ciprian. Se enmarca en un plan de ordenamiento hídrico.

Antes de dejar su cargo como intendente Carlos Ciprián impulsó una ordenanza clave para el futuro urbanístico de Sinsacate. Sin esquivar dificultades, el ahora legislador provincial logró que el legislativo apruebe una tasa para loteadores. El texto normativo insta a los privados a abonar un canon para poder realizar lagunas de retardo que disminuyan el impacto de las crecidas ante las intensas lluvias que se suceden cada verano. “No fue fácil llegar a un acuerdo, pero se entendió lo importante que es para poder pensar el ordenamiento territorial”, apuntó el ex mandatario.

Plan integral 
La ordenanza 844/2015 cuenta con una pormenorizada fundamentación. En ese pasaje de la nueva regulación se explica la necesidad de concretar “trabajos que minimicen el impacto que producen las corrientes de agua pluvial”, entre los que se incluyen “la ejecución de lagunas de retardo, curvas de nivel o sistematización predial  hasta limpieza de cauces y canalizaciones del agua pluvial que llega desde el sector alto a la zona urbana”. Todo se enmarca en el denominado Plan de Ordenamiento Hídrico Territorial donde converge la intervención municipal, de organismos provinciales y regionales.  En esa línea, se plantea crear un fondo con aporte públicos y privados para poder financiar esa infraestructura.
  La ordenanza pone el foco en “el crecimiento urbanístico” de la localidad, reflejado en la presentación de pedidos de fraccionamientos de tierra, “que en muchos casos se encuentran en adyacencia a la traza de las distintas cuencas hídricas”. Es por eso que directamente llama a los privados a realizar aportes para mitigar el impacto del avance de la frontera urbana. El artículo 2° especifica que el financiamiento de las obras tendrá, además del aporte público, la incorporación del pago de una tasa por parte de los propietarios fraccionadores y de propietarios afectados o no por las consecuencias de caudales de agua pluvial los que pueden ser en dinero o con la ejecución de tareas.
  El artículo 3° da precisiones sobre los montos a abonar por la tasa. Los fraccionamientos que ocupen superficies mayores de 10.000 metros cuadrados deberán abonar el costo de 200 bolsas de cemento por esa superficie, y el proporcional en caso de que el terreno exceda ese espacio. Como alternativa, el artículo 5° permite realizar convenios cuando el propietario solicite que el aporte que le corresponde por la tasa fuera abonado con la ejecución de tareas previstas en el Plan de Ordenamiento Hídrico Territorial. En este caso, “el municipio señalará qué tareas deben ejecutarse estableciendo un cronograma de trabajos y presupuesto de obra teniendo en cuenta las necesidades más prioritarias, quedando a cargo de su supervisión”.  Ante este tipo de casos “no se autorizará el fraccionamiento hasta que se hayan efectuado los trabajos señalados por el Municipio”.
  Para brindar garantías sobre la utilización de este fondo específico, la ordenanza estipula que los importes que se recauden en concepto de la tasa será depositada en una cuenta especial, y tendrán  afectación para financiar la ejecución y mantenimiento  de tareas que se encuentran dentro del plan estratégico de ordenamiento hídrico. Y aclara: “No pudiendo ser utilizados para otro fin” (artículo 6°).

Tarea ardua 
“Este proyecto se elaboró desde el Poder Ejecutivo, y tuvimos que realizar un importante trabajo para explicarlo, alcanzar acuerdos, y que finalmente el Concejo Deliberante lo aprobara por unanimidad”, explica Carlos Ciprián. El ex intendente entiende que “son obras costosas”, pero tenía claro que “hoy con los recursos provinciales solamente no alcanza y es una infraestructura sumamente necesaria si queremos cuidar la ciudad del avance del agua”. Luego de diversos encuentros con los sectores del desarrollismo inmobiliario, el ahora legislador provincial logró que se comprenda “la importancia de hacer un ordenamiento hídrico”.
  Según los cálculos que administra Ciprián, el municipio necesitará unas veinte lagunas de retardo para las 5.400 hectáreas pasibles de verse afectadas por el avance del agua. “Lograr esta ordenanza no fue tarea fácil, pero creemos que es clave para el futuro de largo plazo de Sinsacate”, concluye.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com