Último momento
recent

La inclusión versus la historia

La visita de la vicepresidenta nos permitió darnos cuenta de que algunos sitios no se pensaron en el origen para personas con movilidad reducida.

La reciente visita de la vicepresidenta, Gabriela Michetti, nos obligó a pensar en cuán preparados estamos como comunidad para recibir a una persona con movilidad reducida.
Pensar en una reunión en el despacho del intendente fue imposible. Gabriel Frizza, claramente, no tiene la culpa. Cuando él asumió el despacho ya estaba allí, pero la realidad es que está en un primer piso y el único acceso es por escaleras.
La reunión se trasladó al patio del Museo Jesuítico, accesible a medias ya que tiene un empedrado que dificulta el tránsito en silla de ruedas. Inclusive la galería tiene un piso irregular. Pero digamos que fue más accesible que el despacho del municipio.
Michetti fue, luego, al Festival de Doma y Folklore, un estadio que se construyó en un foso, de modo que todo es hacia abajo, mayormente por escaleras. Por fortuna, este año se pavimentó el piso de las plateas y eso permite un mejor paso para quienes tienen que usar bastones, sillas de ruedas, muletas, andadores, o mujeres con cochecitos. Utilizando el acceso por el portón 10 (noroeste) hacer llegar hasta el palco de relatores a la vicepresidenta implicó solamente colocar una rampa de acceso entre las plateas y el palco.
Este pequeño ejemplo nos muestra que, hace 50 años, cuando nacieron los festivales la asistencia de personas con movilidad reducida no se encontraba en el menú de opciones.
Desde entonces, la lucha de las personas con discapacidad ha sido tanta y en tantos lugares del mundo que se fue colando en nuestro vocabulario la palabra accesibilidad y la palabra inclusión.
Se hizo patente, esta vez, porque la visita era nada menos que la segunda autoridad de la Nación. Sacando a Michetti del caso ejemplar, habrá que pensar en todos los otros casos de personas que no pueden acceder a lugares porque no están listos.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.