En foco
Pin It

Widgets

Esteban Martos trocó la múltiple exposición en las instituciones por su pasión por el arte

Tal vez te interese

Fue autoridad de la Doma, Bomberos y el Colegio de Abogados. Hoy dedica su tiempo a pintar y realizar esculturas.

“Esto ya no es un hobby, es una pasión”, dice Esteban Martos al referirse a su actividad artística. Retirado de sus múltiples ocupaciones institucionales, el hombre de 67 años dedica sus días a pintar y realizar esculturas, y como a lo largo de toda su vida lo hace sin pasar inadvertido. Obras para la capilla de Sinsacate y la parroquia de Jesús María, y una futura escultura para la plaza Nicolás Avellaneda de Colonia Caroya ya forman parte de su reconocida tarea.

Larga vida social 
Martos supo estar siempre en el centro de la escena. Ahora es él quién decide ubicar algún objeto o personaje como protagonista de sus pinturas. En su derrotero por las instituciones de la zona poco espacio tuvo para profundizar esa “pasión” latente que hoy tanto lo reconforta.
El hombre pasó por los bomberos voluntarios, primero desde el llano, allá por inicio de la década del sesenta. Posteriormente estuvo veinte años al servicio de la Policía, donde también ocupó el cargo de máxima autoridad en Jesús María, hasta 1993, año de su retiro. Luego fue el tiempo de estudiar derecho. Como siempre, Martos buscó estar en un sitio de incidencia, y alcanzó la presidencia del Colegio de Abogados local, cargo que ocupó durante cuatro años.
Seguramente el rol de mayor visibilidad que ostentó haya sido la presidencia del Festival Nacional de Doma y Folclore, donde estuvo seis años. A los Bomberos Voluntarios también dedicó tiempo en un cargo institucional. Como presidente de esa institución pasó 14 años de su vida. Durante algún lapso llegó a ocupar simultáneamente esas tres presidencias.

Arte y familia 
Culminada esa etapa, Martos por fin pudo abocarse a tiempo completo a su faceta artística. Había comenzado a estudiar hacia inicios del 2000, pero sus ocupaciones en el Festival lo hicieron abandonar rápido su ejercitación entre pinceles y pinturas. Hace unos cinco años, por fin ensaya y ensaya diversas técnicas que ya dan notables resultados. “Lo estoy haciendo intensamente”, comparte.
En su corto pero intenso recorrido artístico realizó por encargo una estatua de la Madre Teresa de Calcuta para la parroquia de Jesús María, y el año pasado presentó un Cristo de 1,80 metros de altura en yeso para la capilla de Sinsacate. Para este año ya tiene encargada una escultura para la plaza Nicolás Avellaneda de Colonia Caroya. “Será una obra referente a la paz, que pidió el Rotary Club”, explica.
Más allá de estos pedidos puntuales, y algunos retratos que le son encargados, Martos también pinta diversidad de cuadros, donde se permite dejar volar sus sentidos. “Cuando pinto libre, me gusta decir que hago un trabajo testimonial.” Entre otras obras, destaca un trabajo titulado ‘Vulnerabilidad de la Justicia’, en el que refleja una mujer desnuda en una cama, con los íconos clásicos del mundo judicial escenificados.
Cada palabra de Martos referida a la pintura o la escultura denota un aire fresco. Muestra la intensidad de la actividad realizada con la más profunda vocación. “Después de tantas obligaciones, hoy mi vida está en mi casa, dedicada a mi familia y al arte.” Una combinación que Martos expresa a la perfección.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com