En foco
Pin It

Widgets

La agroecología, una práctica creciente que en Colonia Caroya se transformó en política de Estado

Tal vez te interese

Tras el cambio de gestión, el fomento de esta práctica continua siendo prioridad en territorio caroyense.

La agroecología llegó a Colonia Caroya para quedarse. Esta práctica que promueve prácticas de producción de alimentos sanos, sin utilización de insumos químicos, con fuerte participación social, y en defensa de la soberanía alimentaria es política de Estado. El impulso a esta modalidad productiva, surgido en la gestión municipal anterior, buscará ser profundizada en la gestión actual. “Tenemos que apuntalar esta producción para el consumo de la zona y de Córdoba”, manifestó Martín Piazzoni, director de Desarrollo Productivo caroyense.
Desde hace un par de años la ciudad viene dando pasos clave en la difusión de esta práctica. Ensayos en el vivero municipal, cesión de espacio a productoras de la Feria del Camino Real para producir verduras agroecológicas, y la sanción de una norma integral referida a la temática.

Áreas ecológicas
Fue en una de las últimas sesiones del Concejo Deliberante que dejo sus funciones hace un par de meses que Colonia Caroya reguló esta actividad. El 23 de septiembre de este año, se aprobó la norma 1.911. La ordenanza se fundamenta en la necesidad de responder “ante la creciente problemática entre las zonas rurales y urbanas por el uso de plaguicidas”, y la necesidad de “tomar medidas para generar vínculos y una convivencia amigable entre las zonas urbanas y rurales, permitiendo ofrecer seguridad a los vecinos y posibilidad de seguir produciendo a los productores”.
En su artículo sexto, la ordenanza apunta a promover la producción de alimentos sanos, la autoproducción familiar y comunitaria de los insumos, las experiencias asociativas, el fortalecimiento de los mercados locales y la soberanía alimentaria, entre otros puntos. La normativa también busca obtener productos diferenciados y a su vez poder certificarlos.
Un punto clave es el artículo noveno donde se definen las zonas agroecológicas. Por un lado, existe un grupo (1) de zonas conflictivas en lo referente a la aplicación de fitosanitarios por encontrarse linderas a las zonas urbanas o cercanas a dispensarios, escuelas, guarderías de zonas rurales o de lotes ubicados en poblados rurales. Estas áreas se ubican en los lotes ubicados sobre la calle 40 y 48 de la zona rural a lo largo de toda la línea urbana; lotes ubicados a ambos lados de la Avenida San Martin sobre la zona rural del ejido; lotes ubicados a ambos lados del Corredor Pedro Patat Sur; y los lotes 5, 6 A y D, 22B, 19, 20,21, 28, 27 y 26, 36, 44, 38, 53, 49 y 50 D. El otro grupo (2) corresponde a las zonas de cualquier parte del ejido municipal, en el cual un productor elija realizar este tipo de producción.
Para incentivar esta producción, se prevé reducir la tasa del servicio a la propiedad y la tasa al servicio de agua de riego en un cien por ciento para los inmuebles ubicados en la zona 1, y de cincuenta por ciento para las que se encuentren en la zona 2.

Dar continuidad
“Vamos a fomentar estas prácticas en las zonas críticas, cerca de las escuelas, de los barrios, para darle una alternativa económica a esos productores”, indicó Piazzoni que busca dar vida a la letra de la ordenanza. Desde su equipo de trabajo integrado por Mariela Puerta, Daniela Mansilla y Claudio Brunelli buscan reproducir las experiencias agroecológicas que por ahora se centran en el vivero municipal, y en algunos casos particulares.
Sobre todo, planteó el funcionario, “es necesario fomentar la horticultura en terrenos que hoy no se explotan, justamente por estar cerca de la zona urbana, donde no se puede usar agroquímicos”. Al incentivo a los productores se lo acompañará con ensayos del propio municipio. En las próximas semanas se volverá a probar un maíz criollo en el vivero público, para que sirva de alimento y así generar alimentos agroecológicos (huevos o aves) que sobrepase la cadena primaria de las frutas o verduras.
Piazzoni fue cauto y aclaró que “estos procesos son lentos e implican un trabajo de conciencia en productores y consumidores”. No obstante, el anhelo es que “el vecino pueda encontrarse el día de mañana con un producto sano en cualquier verdulería, supermercado o almacén y no sólo en la feria”.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com