En foco
Pin It

Widgets

Como el gato con explicaciones

Tal vez te interese

Corren tiempos en que, pareciera, hay que explicar por qué se cree en lo que se cree, so pena de ser calificado sonzo, funcional, marioneta, títere, cándido, pavo, etcétera.

¡Dios! ¡Qué cosa con la militancia! Que en estos últimos 12 años nos hayan animado a poner sobre la mesa nuestras creencias, ideologías, adhesiones, y que hayamos intercambiado ese combo que hace a nuestro ser como “animal político”, no quiere decir que algunos se hayan transformado de expertos y otros en parias poca cosa, rehenes del discurso hegemónico, pavos mayúsculos con poco seso.
De la masa votante, no se separan 12 millones en capos y 12 millones (más uno) en bobos. En todo este tiempo, hubo una descalificación bidireccional que ha dejado agotados a los más pacientes.
Como ha dicho recientemente el humorista Martín Bossi: se puede pensar distinto y querer lo mismo. Lo indudable: todos queremos que a los argentinos nos vaya cada vez mejor, que la cantidad de pobres sea cada vez menor, que el acceso a las oportunidades sea cada vez mayor, y que los derechos se respeten cada vez más.
Nos diferenciamos en el pensamiento sobre la forma en que se pueden lograr esas metas. Casi una mitad de los votantes eligió la continuidad de un modelo que gobernó los últimos 12 años de nuestro país. Pero la facción que ganó, con un desempate mediante, fue otra mitad que consideró que había otra forma de alcanzar idénticos objetivos.
Esa diferencia de pensamiento, salvo en aquellos que realmente se creen superiores (contra la estupidez humana poco hay que hacer), debería poder ser superada por la vía del diálogo, en la senda del que plantea que respeta lo que piensa el otro aunque no lo comparta. No tendríamos que andar explicando por qué votamos lo que votamos o por qué creemos lo que creemos. Después de todo, las elecciones son instancias perfectibles en las que participan ciudadanos imperfectos que pueden cambiar de parecer cada cuatro años o menos que eso.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com