Último momento
recent

Ojalá que cambie algo para que todo cambie

En la vida política de Argentina nos hemos acostumbrado a que gobiernen quienes dicen que vienen para cambiar, pero a la hora de los “bifes” nada cambia.

Logro conseguido, logro que no se toca. Derecho ganado, derecho que no se toca. Mejora lograda, mejora que no se toca. En la humilde apreciación de este editor, ésa debiera ser la máxima que movilice a los nuevos gobernantes: respetar lo bueno que han hecho sus predecesores, mejorarlo si hace falta, pero mantenerlo en el orden de las conquistas de la comunidad.
De hecho, el mismo progreso en la historia de las cosas de las que disfruta la humanidad sigue esa lógica. Pero no ha ocurrido eso en el ámbito de la política donde hemos consentido que se borre lo que con mucho esfuerzo se escribió en un período anterior.
Gane quien gane este domingo, debería tener presente esa mirada. Pero también es justo aspirar a que logre cambiar algunos de los defectos que vienen arrastrando las gestiones en su ambición de perpetuarse en el poder.
Nuestra sociedad necesita que la división de poderes sea clara, que la Justicia obre sin presiones y con mayor celeridad, que los legisladores voten representando a sus pueblos y sus provincias antes que a sus partidos, y que el Ejecutivo se someta a las reglas de juego de un Estado moderno en el que cada ciudadano tiene derecho a hurgar en las cuentas públicas, a que sus preguntas sobre el uso de fondos públicos sean respondidas. Urge una ley de acceso a la información pública. Urgen mecanismos de participación ciudadana en la toma de decisiones. Urge un mayor intercambio de opiniones con la comunidad sobre temas trascendentales. Y urge cambiar la manera de mirar lo que nos hace falta a todos, sin distinción de credos, ideologías, religiones, ni diferencias sociales.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.