Último momento
recent

Otro ejercicio de conciencia

Este domingo se da el último y más trascendente acto cívico, el que cambiará al presidente de la Nación, y la ciudadanía parece haber vivido este tiempo con tedio.

Las PASO municipales, las provinciales, las municipales, las PASO nacionales, y la elección nacional habrá sido la configuración del año electoral para algunos vecinos. Los pudieron zafar de las PASO municipales, habrán ido a las urnas en cuatro oportunidades como mínimo, y llegan a la instancia final con un agotamiento notable, con algo de tedio, y con hartazgo.
Es que hace meses que se ven las caras de los aspirantes a la sucesión de Cristina Fernández en carteles al costado de la ruta, en spots televisivos, en propagandas en los diarios, y hasta en los anuncios de la popular red youtube antes de ver un video cualquiera.
Y en los cruces periodísticos se vio, como siempre, el “chicaneo”, el “golpe bajo”, el político que no resiste archivo, el político que tiene como principal propuesta descalificar, el político que cambia de vereda cuando la encuesta desfavorece a su favorito, el político cuya única convicción parece “permanecer en política”.
Y la campaña se llenó de emociones, de frases hechas, remanidas, simplonas, como si los ciudadanos fuésemos apenas letrados, apenas ilustrados. Y ganaron las propuestas que no proponen nada.
Nadie ha dicho, claramente, cuándo y cómo detendrán la inflación que tanto daño le hace al poder adquisitivo de la clase trabajadora y a las posibilidades de ahorro.
Nadie ha dicho, claramente, cuándo y cómo quitarán el odioso cepo o cerrojo a la compra de divisa extranjera, es decir, cuando dejarán que el ciudadano elija en qué tipo y color de moneda quiere ahorrar.
Nadie ha dicho, claramente, cómo combatirán la pobreza estructural que no ha sido combatida como merece. Sigue habiendo pobres, con mejores recursos, pero sin oportunidades reales de cambio en un país que produce alimentos para varias veces su totalidad de población.
Ni hablar de enunciar en un mensaje electoral con claridad que habrá combate a la corrupción, a la delincuencia, al narcotráfico, y a todos los males que derivan de ellos.
La elección de un presidente o una presidenta es demasiado trascendental como para que dejemos librado al azar esos aspectos a la hora de emitir un voto. Porque no habrá chances de cambiar antes de 2019.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.