En foco
Pin It

Widgets

Mizzau remodela la ex bodega Nanini “para que sea la número uno”

Tal vez te interese

Espera estar en funcionamiento para la próxima cosecha de uva. Contará con tecnología de punta. 

Paredes que se levantan por un lado, ladrillos que se quitan por otro. Sin descanso trabajan en el sitio donde hasta hace poco se emplazaba la histórica bodega Nanini. Lo que empezó casi como un hobby para Miguel Mizzau se convirtió ahora en una gran apuesta para fortalecer la vitivinicultura de Colonia Caroya. “Apunto a tener la bodega número uno de la provincia”, dice el empresario, mientras revisa los últimos retoques que le han hecho a las futuras instalaciones de su emprendimiento.
Mizzau se acercó tímidamente a la actividad a partir de la plantación de cuatro hectáreas de vid en el norte provincial, más precisamente en Quilino. “Eso fue el año pasado y ahora realmente están espectaculares”, comparte con satisfacción. Mizzau cuenta detalles su proyecto, a la par que camina entre el esqueleto de las viejas instalaciones de la bodega, que poco a poco deja ver los modernos cambios que se implementan en busca de una unidad productiva de primera línea.
Tras esa incursión con las vides en el campo, el siguiente paso era contar con un sitio donde realizar el proceso para obtener el vino. “No sabía nada, pero me entusiasmé y surgió la posibilidad de adquirir esta bodega, y me largué.”
Con el espacio físico en su poder, Mizzau decidió apuntar a una propuesta ambiciosa. El empresario explica que “será una bodega chica en tamaño pero con toda la tecnología de punta, que no le va a envidiar nada a las de Mendoza”. En su máxima capacidad la empresa podrá producir 600 mil litros anuales.

Más que una bodega 
Aunque aún no está definido el nombre del emprendimiento y otras cuestiones vinculadas al marketing, Mizzau ya tiene en claro cuáles serán los productos que su bodega ofrecerá. “Para empezar habrá un vino de mesa regional; un vino común en base a la uva frambua, el típico de la zona; y una línea de vino premiun”, detalla. Mientras que inicialmente la intención es apuntar al mercado interno, Mizzau destaca que cuenta con diversas conexiones como para en un futuro orientarse a la conquista de mercados en el exterior.
Para abastecer la bodega, la empresa contará con las cuatro hectáreas en Quilino más otras ocho en Colonia Caroya, lo que aportará un veinte por ciento del volumen en niveles máximos de producción. El resto provendrá, prioritariamente, de productores locales. “La intención es que este lugar sirva para vitalizar la producción local.”
De cumplirse el plan de obras previsto, la bodega podría estar funcionando a partir de enero, es decir estaría disponible para la próxima cosecha aunque  todavía lejos de su máxima capacidad de procesamiento. A la par de la parte productiva, Mizzau apuesta a recuperar el espacio como museo y sitio abierto a diversas actividades culturales. “El potencial agro-turístico de este lugar es muy grande y será un gran aporte para la ciudad”, se envalentona el hombre, confiado en que Colonia Caroya debe fortalecer esa identidad.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Anuario 2016

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com