En foco
Pin It

Widgets

El Archivo Histórico Caroyense, un túnel al pasado en diálogo con el futuro

Tal vez te interese

La iniciativa que surgió en 2010 podría abrirse al público en mayo del año próximo.

Por: Leonardo Rossi (De nuestra redacción)

Fotos amarillentas, documentos municipales, viejos recortes de diarios o folletos son algunas de las muestras que podrán encontrarse en el Archivo Histórico de Colonia Caroya. La iniciativa que camina desde el 2010 ha tenido intensos avances durante los últimos dos años, y sus impulsoras esperan que para abril o mayo de 2016 pueda empezar a ser compartida por la ciudadanía. La propuesta, que tiene lugar en la Casa de la Historia y la Cultura del Bicentenario, apunta a “conservar la memoria del pueblo” y “ponerla al servicio de la comunidad”. 
En una mesa colmada de papeles antiquísimos trabaja Andrea Puccio. Guantes en mano realiza un artesanal y minucioso proceso de recuperación, limpieza, clasificación y orden de materiales que tienen los más variados orígenes. Aportes de organismos públicos, instituciones, y vecinas o vecinos de a pie son recibidos a fin de analizar su valor histórico. Puccio realiza su actividad desde el año pasado en el marco de una pasantía entre la Universidad Nacional de Córdoba y el Municipio, que recientemente fue renovada. “Es un gran desafío, porque no todos los días se comienza un archivo de cero como en este caso”, dice entusiasmada con su labor. 
La docente guía y referente en materia de archivología Carlota Maldonado explica que “es mucha la información dispersa, y ahí hay un trabajo de revisar de dónde proviene el material, analizarlo, clasificarlo, inventariarlo”. “Para finalmente lograr el acceso al público, debe haber un nivel de detalle avanzado de cada material”, agrega. Aunque aclara que es difícil dar precisiones, dado el variable ingreso de nuevos materiales, Maldonado estima que “para abril o mayo puede haber alguna propuesta para exhibir al público”. “Hay que ser cautos, estamos avanzando mucho, pero también falta porque es un trabajo muy artesanal”, balancea. 

Primeros pasos. La idea de crear un archivo histórico de la ciudad daba vueltas desde hace varios años, y en tiempos de Bicentenario (2010) comenzó a tomar más fuerza. La historiadora y docente caroyense Patricia Roggio dio impulso a este objetivo que poco a poco se encarna en estantes, cajas y armarios. “La intención era contar con un archivo de sentido histórico desde el origen de Colonia Caroya, y que por supuesto va a quedar abierto a seguir creciendo”, dice Roggio. 
De esas primeras ideas la iniciativa pasó a tomar forma concreta en 2013 mediante la presentación de un proyecto. En ese documento de marzo de ese año se plasman claramente las líneas que busca trazar el archivo. “No podemos saber quiénes somos si no sabemos quiénes hemos sido”, dice una de las primeras oraciones del proyecto. En ese sentido se abre la puerta al aporte de testimonios históricos, fotografías, videos, documentos privados y públicos, diarios o folletos, entre otros materiales. 

Historia de la diversidad. Entre otros fundamentos que exhibe la iniciativa se destaca la intención de “salvaguardar y revalorizar la producción intelectual acerca de diversos aspectos de la historia” de la ciudad. Es decir que el archivo sirva como “espacio de intercambio capaz de incorporar un diálogo donde interactúen las diversas miradas que conviven sobre el mismo objeto”. Esas argumentaciones apuntan a recrear la historia sin caer en miradas lineales, simplistas y tendientes a negar la diversidad socio-cultural que habita en la memoria caroyense. La ciudad “ha cambiado desde la segunda mitad del siglo XX” y “ha dejado de ser una isla mono cultural para convertirse en un ámbito donde la multiplicidad es hoy su característica hegemónica”, reflexionan los impulsores del archivo para hacer más compleja y enriquecedora su tarea. 
Hacia el futuro, el espacio que tiene lugar en la Casa de la Historia y la Cultura del Bicentenario se plantea funcionar como un centro de difusión que a través de muestras, exposiciones, charlas, visitas guiadas o conferencias divulgue este patrimonio cultural. De continuar con este ritmo de trabajo en medio año más es probable que estas acciones empiecen poco a poco a ser parte de la cotidianeidad. La memoria colectiva de Colonia Caroya tiene su refugio: imágenes de alguna festividad, artículos periodísticos, la historia de las instituciones ya laten en el archivo ansiosas de ser redescubiertas.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com