En foco
Pin It

Widgets

Alumnos del COPADI estampan las remeras para 6º grado del Seminario

Tal vez te interese

Desde el taller de sublimación trabajan en este proyecto. Un espacio que tiene al arte como motor.

Por: Leonardo Rossi (De Nuestra Redacción)

Oscar maneja la computadora. Observa las medidas del diseño. Chequea que todo esté a la perfección y clickea “imprimir”. ‘Beto’ retira las impresiones, las ordena y las pone a secar. ‘Magui’ toma las remeras que le alcanza Lucas y las coloca en la máquina para completar el proceso de estampado. Un equipo que funciona a la perfección, coordinado por el profesor Luis Enriquez. Se trata del taller de sublimación del COPADI (Complejo para la Discapacidad de Jesús María), que se ha lanzado a realizar cerca de sesenta remeras estampadas para el sexto grado del Colegio Seminario. Un ejemplo más del proceso que combina arte y trabajo en este espacio. 
Es viernes por la mañana y el taller está a pleno.  Alberto Isaías, más conocido como ‘Beto’, da la bienvenida al cronista. El joven se encarga de que el cuarteto que surge desde el equipo musical suene al volumen indicado. Enseguida, el grupo comparte unos mates y se hace tiempo para contar esta experiencia. 
Entre 2012 y 2013 comenzó a tomar forma la iniciativa, surgida al calor de las tradicionales subastas de obras de arte que realiza cada fin de año el COPADI. La intención de multiplicar la oferta de productos a subastar y brindar opciones con diversidad de precios fue uno de los motivos. Sin embargo, de fondo se trató de una derivación del espacio de producción artística, de dibujo y pintura, que realizan los asistentes al complejo. 
Actualmente, el taller de sublimación cuenta con su respectiva computadora, impresora, y una máquina para estampar en tela y otra para productos como las tazas. “La intención fue que esto sea un anexo al proceso creativo que venían haciendo desde la pintura”, explica Enriquez. En esa línea, la propuesta es potenciar la faceta artística, y que de ésta derive una posible opción laboral a medida que la calidad del trabajo se va enriqueciendo. Es decir, que el espacio no quede en un mero aprendizaje mecánico de la técnica del estampado sin contemplar la capacidad creativa de cada miembro del taller. 

Hay equipo. “Acá aprendemos de todo. Yo por ejemplo soy la que sabe bien cómo se usa la máquina (estampadora)”, apunta ‘Magui’, que se referencia como “la que más tiempo tiene en el COPADI”. Ese aprender “de todo” implica conocer por completo el recorrido del producto final, en este caso, el estampado de las remeras del Seminario. ‘Magui’ observa de cerca los ajustes que hacen sus compañeros en la computadora, aporta en el ordenamiento del espacio de trabajo antes de largarse a estampar y finalmente realiza correcciones sobre la tela que acaba de prensar en la máquina. 
Ni bien se presenta, Oscar aclara: “Yo soy el que maneja la computadora”. Firme frente a la pantalla, ladeado por ‘Beto’, revisa las imágenes que próximamente lucirán en sus remeras una gran cantidad de niños de la zona. Lo toma con responsabilidad, pero con gran satisfacción. “Es el taller que más me gusta”, comparte, mientras regala una sonrisa pícara. Del otro lado de la mesa, Lucas, está concentrado en su labor. Trabaja silencioso. Saca las remeras de la bolsa, las acomoda y aguarda que su compañera las ubique en la máquina. El grupo funciona con armonía plena y una hermosa energía que se desparrama por todo el salón.

El arte como motor. “Ahora salió esta propuesta, con un diseño que ya habían hecho los chicos del Seminario. Pero se trabajó mucho en el dibujo durante el último tiempo, con la intención de centrarnos en lo artístico”, enfatiza Enriquez. Para el profesor, “cuando el trabajo de tu arte es bueno, es de calidad, la parte laboral se potencia, y lo económico viene por añadidura”. Con esa perspectiva da sus pasos el taller de sublimación del COPADI en busca de nuevos desafíos, y con muestras concretas de que el trabajo de hormiga realizado durante años brinda sus frutos. 


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com