En foco
Pin It

Widgets

Dionisio Micolini fue premiado por un relato sobre haber llegado a los 90

Tal vez te interese

Sobrevivió a la poliomelitis, se quedó con ganas de hacer la secundaria, fue sastre, ganó, perdió, fue feliz, tuvo tristezas, y ahora lo cuenta con relatos.

A los 91 años, Dionisio Micolini es un activo miembro del Consejo Consultivo del Adulto Mayor de Jesús María y, aceptando el convite de su coordinadora, Anahí Bulacio, decidió presentarse en un concurso de textos para la revista Vida Plena.
El resultado fue que el texto escrito por Dionisio (Según pasan los años) fue premiado dentro del Primer Concurso Nacional de Relatos escritos por Adultos Mayores y fue publicado en el libro Un canto a la vida.
De modo que con el libro, el diploma y la medalla que recibió, Dionisio se llegó por la redacción de Primer Día para compartir su logro con toda la comunidad. La ceremonia de entrega de premios se realizó recientemente en el Paseo del Buen Pastor en la ciudad de Córdoba.
Una de las pocas quejas amargas que relata Dionisio es no haber podido hacer el secundario y seguir, después, una carrera universitaria. Pero hay que entender que en 1937/1938 ¡no había colegio secundario en nuestra zona! La ruta 9 era apenas un surco de tierra y ni siquiera había puente para atravesar el río Carnero.
Eso no impidió que Dionisio se cultive por sus propios medios y que lea cuanta revista o libro caiga en sus manos. Por eso, tiene un vocabulario exquisito y una amplia gama de recursos para contar las historias sobre su vida y su familia.
“Cómo le machaco a los nietos con eso. Les digo: chicos, lean mucho, cultívense. He sido un lector voraz, en la juventud leí mucha novela romántica, y leía el Leoplan que era lo que podía comprar en esa época”, cuenta el premiado escritor.

Según pasan los años 

Por: Dionisio Micolini

¿Qué significa para mí cumplir 90 años? Es de por sí un dato biológico relevante. Una prolongada sucesión de días con distintos matices. Se deslizaron veloces los verdes años de la niñez y adolescencia, llegaron los años laborales realizados con gran dedicación y poco resultado económico. ¡Haz recorrido un largo camino Hombre!
Escuché decir a viejos de épocas pasadas con su sabiduría natural y su tosca filosofía que el cielo y el infierno concretos, palpables los tenemos aquí en la tierra. Esto viene a propósito repasando mi trayectoria vital. En distintos momentos y variadas circunstancias viví experiencias inefables. Muchas veces quedé extasiado ante soberbios paisajes, fueron deleitosas mis andanzas aventureras en mi siambretta 175 añorada. Amé y me sentí amado, viví un ideal con exaltación romántica. Viví momentos místicos y me sentí en plenitud con mi grupo de pertenencia.
Vibré de emoción con la buena música, espectáculos maravillosos, películas inolvidables, vacaciones placenteras y otros halagos que estuvieron a mi alcance. Todo ello fue como asomarme a los umbrales de la gloria. Pero allí estaban desde el principio mis demonios acechando, prestos a ensañarse conmigo, como cuando la poliomielitis me eligió,cuando la educación recibida no fue la más apta para la lucha por la vida, alimenté pensamientos insidiosos, estuve en lugares deprimentes y conviví con gente tóxica más de lo debido,
Me embanderé en un ideal que naufragó. Comulgué con ruedas de molino, como dicen los españoles y tragué sapos como decimos los cordobeses. Cometí torpezas imperdonables, quebrantos comerciales, depresiones y angustias que costaron superarlas. Pude aceptar un fatalismo con el que conviví: la larga enfermedad de mi compañera de tantos años, su ausencia definitiva.
Me queda sin embargo un grado de satisfacción por lo logrado, alivio de pensar en males que pudieron llegarme y no se dieron, alcanzar sosiego del espíritu es lo que importa. Hoy mi barca navega en un mar de dulce de leche ... espeso, pero va con vientos propicios, rodeado del amor y el cuidado de mis hijas, yernos y mis cinco nietos. Pido a Dios envié a sus ángeles protectores para que me ayuden a que me sea leve la mochila que llevo a mis espaldas por lo que resta del camino.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Anuario 2016

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com