Último momento
recent

Un nuevo capítulo por el caso Urbaneja, con la Justicia y la Policía en la mira

Investigan al juez Sartori y a su secretaria para determinar si la restricción contra el femicida de la joven se envió en tiempo y forma.

Por: Leonardo Rossi (De Nuestra Redacción)

El femicidio de María José Urbaneja (23) ocurrido en Villa de Totoral, en 2012, tuvo un nuevo capítulo es los últimos días. La Cámara de Acusación de Córdoba ordenó que el fiscal Víctor Chiappero investigue al juez de Jesús María, José Antonio Sartori, y a su secretaria Liliana Tarragona. La acción judicial tiene por objeto despejar dudas acerca de la supuesta demora en el envío de la orden de restricción que debía ser impuesta a Cristian Peralta (27), asesino de la joven. El fallo que en abril de este año condenó al joven a 16 años de prisión afirma sin lugar a dobles interpretaciones que esa diligencia salió de tribunales en tiempo y forma. En tanto que desde la querella entienden que esto no fue así y que hubo documentos falseados.
  Asesorada por el abogado Carlos Nayi, la madre de María José Urbaneja, Claudia Bazán, afirma que la orden de restricción para Peralta fue recibida por la Policía “el 27 de noviembre”, un día después de la muerte de su hija. No obstante, aclara que el documento tenía fecha de emisión el 15 de ese mismo mes. A su entender y en base a documentación que dice tener “se cambió la fecha” para que no se evidenciara esa demora. María José había presentado una denuncia contra quien finalmente la mataría el 13 de noviembre, trece días antes del crimen.
La presentación de la familia de la víctima apunta al “incumplimiento de los deberes de funcionario público” y “falsedad ideológica” con la que habrían actuado el juez José Sartori, y su secretaria, Liliana Tarragona, ambos a cargo de la oficina de Violencia Familiar de los tribunales de Jesús María. “Para mí Peralta es el culpable del crimen de mi hija, y Sartori y Tarragona son los responsables”, dice Claudia Bazán. La querella tampoco descarta responsabilidad de agentes policiales. “Ellos debieron preservar la vida de mi hija desde un primer momento, y eso también lo vamos a investigar”, agrega.

Datos
Mientras que desde la familia damnificada afirman tener pruebas contundentes sobre el incumplimiento respecto a la emisión de la orden de restricción, la parte acusada basa su defensa en sostener que esa diligencia salió en tiempo y forma de Tribunales, tal como está mencionado en el fallo que condena a Peralta. Aunque Tarragona y Sartori han optado por no hacer declaraciones, este semanario consultó tres fuentes que siguen de cerca el caso y coincidieron en apuntar ese dato: no hay hasta ahora prueba que diga que la orden no salió en fecha.
Los entrevistados optaron por mantener el anonimato. Es un hecho en sí mismo que haya tanta reserva para hablar del tema. La sensibilidad que implica un proceso vinculado a un femicidio, por un lado, y la fuerte mediatización que ha ganado la denuncia contra los operadores judiciales impulsada por uno de los estudios de abogados más fuertes de Córdoba, por otro, “presionan” en ese sentido, dice uno de los entrevistados como para complejizar aún más el asunto.   El fallo del 7 de abril de este año en el que se condenó a Peralta a 16 años de prisión, por los delitos de amenazas, privación ilegítima de la libertad agravada, coacción calificada y homicidio simple, tiene un pasaje que refiere explícitamente al tema de investigación del fiscal Chiappero. En la página 21 de las 76 que tiene en total, el texto señala: “La orden de restricción del Juzgado Civil, Comercial, Conciliación y Familia de Jesús María (…) expedida con fecha 15/11/2012, dictada por el Juez José A. Sartori, ordenando la exclusión del hogar de Cristian Alberto Peralta y la restricción de acercarse a María José Urbaneja.” La Cámara en lo Criminal de Octava Nominación, integrada por Eugenio Pérez Moreno, Juan Manuel Ugarte y Julio César Bustos, incluyó este dato dentro del cuadro probatorio para fundamentar la sentencia.

Que sea justicia
Claudia Bazán ha quedado satisfecha con la condena a Peralta de abril último, pero entiende que aún resta determinar la incidencia de algunas actuaciones institucionales en el crimen de su hija. En ese sentido va la presentación realizada: “Queremos que la Justicia dé un vuelco, sabemos que es lento, pero esperamos se pueda determinar cada una de las responsabilidades”. Del otro lado afirman que se cumplieron los pasos correspondientes hasta la puerta de Tribunales y que más allá de ese límite “no se puede saber qué se hizo”, en un señalamiento a la fuerza policial. El fiscal Chiappero tiene un desafío grande por delante, en una causa que trasciende el hecho puntual del femicidio e implica otras tramas y actores, más allá de la víctima y el victimario.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.