En foco
Pin It

Widgets

Beneficiarios caroyenses del Procrear a meses de estrenar

Tal vez te interese

Los vecinos que se organizaron para conseguir lotes mediante la gestión municipal, ya tiene avanzadas sus construcciones.

Por: Leonardo Rossi (De Nuestra Redacción)

Hace un par de años era imposible saborear la imagen que cada noche se le viene a la cabeza. Ezequiel Duarte (50) sabía que pensar en una noche bajo el techo propio, junto a su familia, era materia de lejanas esperanzas. Paso a paso la cosa cambió. Primero apareció el Plan Procrear, una política nacional de vivienda orientada a la clase media. Salir sorteado fue subir el primer escalón. Pero no todo era tan sencillo. Conseguir terrenos a los precios que permitía el gasto del programa federal fue otra fatigante instancia. Organización con otros beneficiarios de Procrear mediante y largas gestiones durante 2013 y 2014 con el Municipio, Ezequiel obtuvo un lote en Colonia Caroya. Hoy, con la mirada desbordada de emoción, mira la construcción que avanza y suelta: “Sueño con verle la cara a mis hijas la primer noche, y pensar que eso es para toda la vida”.

Proceso
El Procrear entrega créditos de hasta 400.000 pesos, incluido el costo de la construcción, con un plazo de devolución de entre veinte y treinta años. Las tasas de interés son de hasta catorce por ciento. Los beneficiarios podían gastar hasta 150.000 pesos (dos tercios aportados por Nación) para adquirir un terreno. Los precios en la zona eran muy superiores. Fue por ese motivo que los beneficiarios se organizaron y lograron que el Municipio caroyense pusiera a disposición tierras accesibles, con un plan de pago acorde. 
“Todo el proceso fue intenso: desde salir sorteados y sentir esa emoción enorme hasta acompañarnos con otros vecinos para conseguir los lotes”, repasa el hombre sobre ese gustito especial que tiene esta casa propia. Junto a su esposa Carolina, y con Micaela y Agustina, sus hijas, ansiaban como tantas familias cumplir ese mandato tan fuerte a la cultura del país. “Realmente acceder a un crédito era algo imposible.” Ahora, puede decir que en octubre espera estar dentro de su casa. “Es un tema de charla permanente con la familia, saber que las chicas van a tener su casa, su techo, y entonces la ansiedad es tremenda”, larga sin ocultar la felicidad que lo supera.

Soñar despiertos 
Carla Moreno (39), su marido Oscar y sus dos hijos también esperan con ansias que se haga el último retoque, mover el picaporte e ingresar a su casa para ya no irse. Desde mayo que los albañiles trabajan de forma intensa para poner a punto algo que va mucho más allá de un cúmulo de materiales: se trata de la construcción de un proyecto de vida, de un sueño de años, de una forma de consolidar el vínculo entre generaciones.
La familia de Carla había realizado el intento de alcanzar la vivienda propia a través de los planes que ofrecen algunas cooperativas. El saldo de esa experiencia no fue del todo bueno, especialmente porque a la par seguían con un alquiler que licuaba los ingresos familiares. “Por suerte surgió el Procrear, el Municipio ayudó con los terrenos, pero también la luchamos mucho”, sintetiza sobre los factores que, entiende, se amalgamaron para estar tan cerca de la meta.
“De acá a dos meses vamos a estar en nuestra casita y no tirando la plata en un alquiler”, dice con un profundo suspiro. La voz de Carla representa a las cerca de cincuenta familias de la zona que accedieron a este plan y también pueden decir exactamente lo mismo. Ese cambio no sólo tiene implicancias económicas, que claro son directas, sino que como deja ver esta mujer tiene un simbolismo muy pesado. 
Carla piensa y repiensa en esas primeras horas dentro del nuevo hogar. Y su cabeza vuela mucho más lejos. “Me imagino ahí con nietos algún día, y recordar todo el esfuerzo que hicimos para poder lograr ese techo.” Una casa, una historia, miles de sentimientos. Ese aire se respira en esos lotes ubicados detrás de bodega La Caroyense donde, frente a obradores, mezcladoras de cemento y pilas de ladrillos, decenas de personas empiezan a soñar despiertos.        


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com