Último momento
recent

Cálida donación del CPCE a escuela rural del paraje Canteras del Sauce

Profesionales nucleados en la delegación local del CPCE viajaron hasta el paraje rural Canteras del Sauce para entregar donaciones.

Canteras del Sauce es un paraje rural que forma parte de la comuna de El Manzano y está ubicado a unos 5 kilómetros al oeste de la ruta E-53. Para ser una escuela rural, su alumnado es bastante numeroso. Su jardín de infantes tiene 20 alumnos y la escuela primaria unos 100. En ese mismo edificio, uno de los que se construyeron durante el primer gobierno de Juan Domingo Perón, en 1951, también funciona un secundario con otros 100 aumnos.
Hasta allí se llegó, el pasado jueves por la mañana, una pequeña embajada que forma parte de la delegación Jesús María del Consejo Profesional de Ciencias Económicas.
Los contadores Fernando Debernardo, Cristian Arrigo, y Eugenia Tavella, acompañados por la secretaria Nancy García, fueron los encargados de llevar las donaciones que hicieron los profesionales matriculados en la delegación y numerosas empresas e instituciones de la zona que acompañaron la cruzada del Consejo. Incluso, el Consejo Directivo del CPCE de Córdoba hizo llegar una parte vital de la donación: una heladera con freezer y una cocina.
Antes de eso, se hizo una campaña de recolección que dio enormes frutos. La generosidad de numerosos profesionales y vecinos logró juntar comestibles, vestimenta, calzado, ropa de abrigo, útiles escolares, 7 caloventores, leche, botiquín de primeros auxilios, golosinas, artículos de higiene personal y de limpieza, toallas, toallones, colchas, y libros de cuentos y de pintar. Con todo eso, se llenó una camioneta que acompañó a los embajadores.
En Canteras del Sauce fueron recibidos por la docente Alicia García, directora del jardín Teniente General Juan Carlos Sánchez, mientras los más pequeños aguardaban a las visitas escondidos y se aparecían todos juntos para abrir bien grandes los ojos y sorprenderse con tantas cajas y bolsas que las mamás ayudaron a bajar.
Fue una mañana de emociones cruzadas, de lágrimas justificadas, y de una honda emoción entre quienes fueron vehículo de la solidaridad de otros. La sensación que queda es que el que dona termina recibiendo más que el que recibe porque, en este caso, la devolución que hicieron los pequeños del jardín fue conmovedora: unas sentidas palabras de agradecimiento, unos dibujos monumentales, la entrega de unas originales escarapelas, canciones en el patio, y una banderita de souvenir. Y besos y abrazos e invitaciones a jugar y a volver.
De parte de las mamás, el agradecimiento y el pedido de que no los olviden, que los tengan presente, que ésta sea la primera de una serie de colaboraciones, como la declaración respecto de la necesidad de ser apadrinados por alguien.
Y la certeza de que el gobierno de Córdoba les entrega lo mínimo, y menos de lo mínimo también, que la ruralidad no forma parte del universo o de la mirada política ya que no es capaz de ver más allá de los grandes centros urbanos, los que aseguran votos.
En el aire quedó flotando la sensación de que el CPCE de Jesús María va a volver a Canteras del Sauce a retribuir esos saludos ansiosos de esas caritas felices en la despedida.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.