En foco
Pin It

Widgets

Trabajadores de la zona comparten sus historias de sacrificio y dignidad

Tal vez te interese

En homenaje por el 1° de mayo, Primer Día refleja testimonios de la cultura trabajadora.

Por: Leonardo Rossi (De nuestra redacción)


Lejos en tiempo y espacio de aquellas violentas jornadas de Chicago de 1886 que dieron origen al Día del Trabajador, esta jornada de celebración se mantiene en pie. Inoxidable al paso del tiempo y reconocido en lugares tan disímiles, este festejo tiene arraigo concreto en mujeres y hombres de carne y hueso, en cada calle de estas ciudades.
A modo de homenaje, Primer Día conversó con ejemplos vivos de esa cultura trabajadora, que tal vez sean espejos de tantas historias anónimas. “El trabajo nos mantiene vivos”, se escucha entre los testimonios.
Sin dudas que hay que hacer salvedades. Cada experiencia laboral es un caso aparte. Desde ya que no todo trabajo dignifica. Las condiciones laborales, la oportunidad de elegir entre un empleo u otro que no todos tienen o la constante carrera entre salario y tren de vida son aspectos a contemplar. Los casos registrados por este semanario reflejan a personas que, sin pocos escollos, han encontrado en su vida laboral una satisfacción que vale la pena mencionar. 

Desde la panza. Mirta Oropel (60) se desempeña como auxiliar de servicio en la escuela José Bonoris. Lleva 26 años en esta tarea, que parece no le ha desgastado la sonrisa que siempre tiene para ofrecer cuando saluda. Pero su historia de trabajadora comenzó mucho antes. Cuando estaba en sexto grado dio sus primeros pasos en el mundo laboral: limpió casas y luego trabajó algún tiempo en la extinta Eveready. “No trabajé desde adentro de la panza de mi mamá porque no podía”, dice con pícara sonrisa. 
“Cuando me vine a vivir a esta zona nadie me conocía. Pedí mucho a San Cayetano”, dice con profunda religiosidad. Creer o reventar, dirán algunos. “A la media hora me vinieron a buscar y ya nunca me faltó el trabajo. Gracias a Dios.” Antes, había pasado tres meses desempleada. “Fue realmente duro, no tenía para comprar remedios”, ejemplifica, desde la vivencia, el golpe que sintió por la falta de trabajo. Por eso en esta fecha tan especial, Mirta reflexiona: “Hay que celebrar porque el trabajo da vida al ser humano, te hace mucho bien”.

Tradición familiar. El hombre busca el mejor corte para el cliente. Conversa mucho entre pasada y pasada del cuchillo. Genera empatía. Luis Brandán (42) muestra sus dotes de carnicero. Enseguida aclara: “Hace sólo nueves meses que estoy con esto”. Mientras pesa el pedido que le acaba de hacer una mujer, cuenta que trabaja “desde los 14 años”. En ese transitar pasó por unos cuantos y variados rubros, entre otros, productor avícola y camionero. “Siempre fui a la búsqueda de acomodarme en lo que me mantuviera de la mejor forma económica”, sincera. 
Eso que pareciera ser cierto síntoma de inestabilidad nunca se tradujo en falta de empleo. “No me faltó el trabajo”, dice. Y refuerza, por las dudas: “¡Jamás!”. Los cambios de actividad llegaron por decisión propia y siempre con el próximo destino asegurado. “No puedo no trabajar, es algo que viene de familia”, suelta Luis. 
“Aunque uno nunca descansa, este día sí que lo festejo y en especial con mi familia”, dice con notable orgullo.

Hasta que se pueda. Rodeado de cubiertas, llantas, compresores de aire aparece Walter Peralta (46). Un hombre de rasgos marcados y andar cansino. Walter empezó su camino laboral a los 17, luego pasó 25 años como policía. Se jubiló y automáticamente buscó seguir activo. La gomería fue el lugar elegido para no frenar. “Es que sin trabajo ¿qué hacés?”, lanza. Y enseguida se responde: “Trabajar te mantiene activa la cabeza, te da salud mental”. 
Walter va a la definición genérica: “Sí que el trabajo dignifica. Te hace saber lo que cuesta cada cosa”. Automáticamente, comparte su deseo de que “todos los chicos que no tienen oportunidades puedan tener un trabajo”. En su caso, ayudó a su hijo para darle un empujón. “Me lo traje acá a la gomería, para que pudiera trabajar y ahora ya consiguió otra cosa. Pero esa experiencia le hizo muy bien.” E insiste: “Por eso digo lo de los jóvenes, porque el trabajo realmente les cambia la vida”. Mientras le echa aire a unas cubiertas, avisa: “No tengo pensado dejar de trabajar. Al contrario, más pasa el tiempo más me aferro a esto”. Por lo pronto festejará con amigos un nuevo primero de mayo, que está claro no será el último. 


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Anuario 2016

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com