Último momento
recent

Papel y cartón: cómo usarlos de forma más ecológica

Fuente: Alex Fernández Muerza | Eroski Consumer

El papel y el cartón son materiales con ventajas ambientales y económicas, si se utilizan de forma sostenible.

El papel y el cartón son materiales renovables con muchas ventajas ambientales y económicas, sobre todo frente a otros productos derivados del petróleo. Ahora bien, hacer una utilización indiscriminada de los mismos conlleva graves efectos ambientales negativos, como el aumento de la deforestación o de la cantidad de residuos.
No se trata de evitar el uso del papel y otros productos derivados de los bosques, sino hacerlo de forma sostenible. Este artículo señala cómo emplear el papel y el cartón de forma más ecológica.

Reciclar el papel y el cartón. Por cada tonelada de papel que se recoge y se recicla se ahorran dos metros cúbicos de vertedero, 140 litros de petróleo, 50.000 litros de agua y la emisión de 900 kilos de dióxido de carbono (CO2), uno de los gases de efecto invernadero causante del cambio climático.
Preguntar en el municipio más cercano dónde llevar a reciclar productos de papel y cartón: folios, publicidad, cajas, hueveras, periódicos, revistas, cómics, cuadernos (sin espirales, las cuales van al orgánico), cajetillas de tabaco, sobres (sin ventanillas, que van al amarillo), libretas, papel de regalo, cajas de lápices, paquetes de envolver azúcar, harina, etc. y bolsas de papel.
Evitar en lo posible los productos de usar y tirar y el empaquetado excesivo
En la medida de lo posible, hay que reducir la utilización de productos de papel y celulosa de usar y tirar, como servilletas, vasos, toallas, etc. En su lugar es preferible emplear sustitutos que se puedan reutilizar más veces. Las viejas camisetas de tela se pueden transformar en trapos de cocina que pueden luego lavarse, al igual que los vasos de cristal, las toallas y servilletas de tela, etc.
Asimismo, conviene evitar los productos que vienen envasados o empaquetados de manera excesiva. Un sobreembalaje no aporta nada y genera un uso innecesario de materias primas.

Hacer más uso de bibliotecas e intercambio de libros. En vez de comprar libros que se van a leer una sola vez (si es que llegan a leerse del todo) y luego se quedan olvidados en una estantería o en un trastero, se puede ir a la biblioteca pública más cercana. Allí se pueden encontrar obras muy interesantes que una vez ya leídas se devuelven para que otras personas puedan también disfrutarlas.
Otra posibilidad son las tiendas de libros usados, ya sea de forma física o también en Internet, donde se pueden hallar títulos de segunda mano a precios muy económicos.
También se puede entrar en contacto con una red de intercambio o trueque de libros de forma más informal, entre nuestro círculo cercano de amistades o familiares; en redes más amplias especializadas, como BookMooch; o mediante el "bookcrossing", la práctica de dejar ejemplares en lugares públicos para que los recojan otros lectores, que después harán lo mismo.

Utilizar papel reciclado y por las dos caras. En general, hay que adquirir productos y envases fabricados con material reciclado tan a menudo como sea posible. Además de fijarse en productos de papel, folios, papel higiénico, etc., reciclado, es importante también elegir los que no utilizan cloro para blanquearlos.
En la actualidad, la gran calidad de dispositivos como tabletas, pantallas de gran resolución o libros de tinta electrónica posibilitan que se puedan leer documentos de manera cómoda. Por ello, a la hora de imprimir escritos, hacerlo solo si es imprescindible. El uso de los folios tanto para imprimir como para tomar apuntes, dibujar o cualquier otro empleo que se les quiera dar, siempre por las dos caras.
Las listas de la compra se pueden hacer en programas que pueden llevarse en el móvil, de manera que pueden usarse más veces.
El papel o las tarjetas de regalo, así como otros materiales que llevan papel, se pueden reutilizar para alargar su vida. Incluso se pueden hacer nuestras propias tarjetas con nuevas formas más originales.

Huir del correo basura. La publicidad es cada vez más abundante y emplea gran cantidad de papel que acaba muchas veces en la basura sin que ni siquiera se haya visto su contenido. Por ello, hay que evitarla y solo usarla cuando realmente se tenga intención de aprovechar.

Utilizar papel certificado con el sello FSC. La deforestación ha causado la desaparición de un promedio de cinco millones de hectáreas anuales de bosques entre 2001 y 2010, según un estudio publicado en 2013 por la ONG británica Chatham House. Para combatir este problema ambiental, se creaba en 1993 una organización internacional sin ánimo de lucro: el Forest Stewardship Council (FSC).
Los productos de origen maderero, como el papel, que llevan el certificado FSC se han obtenido con criterios ambientales y sociales exigentes y económicamente viables. Los consumidores disponen de varios productos con dicho sello.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.