Último momento
recent

La Feria del Camino Real tiene un puesto agroecológico

La experiencia entre productoras bolivianas, Municipio y Nación ya da sus frutos.

Por: Leonardo Rossi (De nuestra redacción)

Lo que parecía un sueño de pocos se convirtió en una realidad que beneficia a muchos. A fin del año pasado, este semanario reflejaba la articulación entre Municipio, Secretaría de Agricultura Familiar (SAF) y productoras bolivianas para elaborar alimentos libres de agroquímicos en el vivero municipal. Más de tres meses de trabajo ya dan sus frutos en un puesto en la Feria del Camino Real, donde se pueden adquirir verduras agroecológicas. “Estamos muy emocionadas”, dice Berta Portal, una de las mujeres que pone sus manos en la tierra para brindar lo mejor a la mesa de sus vecinos. 
El acuerdo suscripto entre el Ejecutivo local, el organismo nacional y las productoras locales implica dos años de trabajo en 1,3 hectáreas del vivero que pertenece a la municipalidad. Estas familias no contaban con terrenos en condiciones de producir más allá del autoconsumo. Falta de agua e insumos eran algunas de las problemáticas. El trabajo con técnicos de Ambiente como Mariela Puerta y de la SAF como Ariadna Arrigoni y Luis Narmona hicieron que a los saberes ancestrales añadieran nuevas técnicas para mejorar su producción. El resultado: un puesto que desborda de verduras de hoja que exhiben una salud notable, y una imagen que invita a consumirlas. 

Ganan todos
Es miércoles. Los feriantes montan sus puestos frente al CIC del lote quince. Berta acomoda sus productos. “No me imaginé estar vendiendo verduras en la feria, los miércoles y sábados”, comparte emocionada.  Esta mujer no es novata en esta técnica, que implica controlar plagas, hongos y malezas de forma natural, sin insumos industriales. “Nosotros siempre hicimos verdura agroecológica, para mí y mis amigas, y ahora ofrecemos a otra gente que quiere comida sana.”
La experiencia, que logró aunar el esfuerzo de actores públicos y productoras (también trabajan los hombres, pero ellas son protagonistas), tiene una riqueza que vale destacar. Por una parte, el Estado local exhibe su territorio como ejemplo de otra producción posible. El gobierno federal aporta técnicos que apuntalan ese concepto. La ciudadanía local recupera lo que nunca debió haber perdido: alimentos despojados de químicos industriales. Y estas mujeres encontraron, y lo destacan una y otra vez, una valiosa salida laboral. 
“Me alegro que me ha dado un trabajo, poder vender mi achicoria, rúcula, lechuga. No pensaba ni soñaba que iba a estar acá vendiendo. Y ahora estoy bien. Es todo para mí”, son algunas de las reflexiones que deja Herminia Mamani, que suele ser de pocas y justas palabras. 

Precios accesibles
Aunque demanda un trabajo mayor, como la limpieza de las malezas de forma manual, los productos del puesto agroecológico no tienen un costo alejado de lo que se paga en otros stands o verdulerías. Berta Portal sostiene que además de obtener una ganancia, la intención es que “la gente que a veces no tiene mucho también pueda llevar estar lechuga, acelga o choclos”. “Al que necesite acá tiene la verdura agroecológica”, invita con una enorme sonrisa. Los miércoles en el lote quince, y los sábados frente a la rotonda de ingreso a Jesús María, espera el puesto agroecológico.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.