Último momento
recent

A Vicente Agüero no le alcanzará todo el presupuesto para reparar las calles que se destruyeron

Las lagunas de contención de estancia La Florida no fueron suficientes para frenar el agua que les bajó desde Jesús María y Caroya. Necesitarán financiación externa para poder reparar todo.

Por estos días, circular en automóvil por Colonia Vicente Agüero es una empresa casi imposible, excepto que se ingrese por la avenida Ramón Mestre, asfaltada hasta la plaza San Durí.
Pero una vez en la localidad, transitar las calles de tierra en vehículos comunes es imposible. Las que no están embarradas, tienen cárcavas, o saltos bruscos y empinados, o están tan rotas que solo permiten tránsito de vehículos con tracción 4x4 o 4x2 y tractores.
Aunque en la temporada “seca” se hizo un trabajo espectacular de mantenimiento, fueron suficientes dos lluvias para destruir toda la inversión que se había hecho en ese ítem.
Ahora, a la vista de lo dañado, se estima que ni siquiera aplicando todo el presupuesto de la comuna -unos dos millones de pesos- será suficiente para restablecer las vías de comunicación que quedaron destruidas.
En algunos lotes, para citar ejemplos, habría que llevar entre 70 y 100 camionadas de tierra de relleno para volverlas al nivel que tuvieron hasta antes del 14 de febrero. Si a esa cuenta la multiplicamos por la mayoría de las calles que descienden en sentido oeste-este, la cifra resultaría sideral.
Aunque incómodo, la mejor forma de circular por Vicente Agüero es utilizando las calles de sentido norte-sur hasta la avenida San Martín y de allí hasta la avenida Ramón Mestre.
Pero ni siquiera así se soluciona el problema. Hay vecinos que quedaron sin poder salir de su vivienda por la calles del frente y tienen que apelar a la buena voluntad de vecinos que los dejen cortar por sus terrenos hacia calles transitables.
“Hemos tratado de asistir a nuestros municipios vecinos y de ser solidarios con ellos porque han atravesado situaciones mucho más graves que la nuestra. Pero ni bien pase un poco todo esto, seguramente vamos a encarar una gestión para que nos ayuden en las reparaciones que van a hacer falta”, explicó Gustavo Ripeloni, presidente comunal.
La segunda dificultad que se les sumó a los vecinos de ese sector es que quedaron incomunicados con la zona de Candelaria porque el puente vado del Camino a Nintes quedó en el aire. Sobre la margen norte del vado, se profundizó una barranca que la alejó de este cruce no menos de 50 metros. Allí, el agua decidió esquivar el vado y hacerlo por el acceso norte destruyendo todo lo que se había reparado el año pasado, con las crecientes de 2014.
Aunque la empresa GeoVial estaba trabajando en el lugar, realmente es incierta la fecha en la que podrán restablecer la comunicación por ese camino. La única opción de acceso, hoy, es ingresar por Sinsacate aunque resulte incómodo y alargue el viaje.
Vale recordar que cuando de destruyó el acceso norte al vado, en 2014, fue reparado por cuenta de los productores.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.