Último momento
recent

Viñateros de Caroya advirtieron que ya hay plantas afectadas por deriva de agroquímicos

Se nota en análisis realizados durante los primeros días de octubre. Las plantas afectadas mermarían su rinde durante la cosecha 2015.

Desde 1997, el viejo y conocido enemigo de las viñas de Caroya se llama 2.4D en su formulación éster (volátil) y su primo el 2.4DB éster. Las primeras denuncias en contra de sus efectos nocivos contra las plantas datan de aquella época y las más recientes de los primeros días de octubre de este año, según hizo explícito por estos días bodega La Caroyense. Recientemente, se informó que idénticos problemas tienen los productores de Calamuchita y que lograron una prohibición de aplicación similar a la de Caroya.
Un informe firmado por la ingeniera agrónoma Lorena Rovai señala: “Si bien la variedad más sensible es la Isabella, este año casi todas las variedades se ven afectadas y el daño es más intenso que otros años.  En los viñedos recientemente implantados el daño es mayor dado que se debilita el brote que formará la estructura de la planta, atrasando de este modo la entrada en producción del viñedo”.
“En viñedos establecidos –añade el informe de la profesional- el daño también es importante porque afecta la formación de los futuros sarmientos, perjudicando la producción del año siguiente y obligando en muchos casos a realizar fertilizaciones foliares, con el consiguiente encarecimiento de los costos de producción”.
Lo curioso es que la afectación de las plantas llega por deriva, pero en todas las zonas aledañas a la producción de vides en Caroya la aplicación de estos dos herbicidas está prohibida por ley. Es decir, alguien sigue aplicando el producto aunque está prohibido. El 2.4D éster es un herbicida hormonal que se aplica en pre siembra de cultivos como maíz, trigo, o soja y afecta especialmente a los cultivos de hoja ancha como son la mayoría de los frutales.
Las afirmaciones de Rovai fueron ratificadas por su colega Daniela Mansilla, quien explicó que los productores Sergio Londero y Danilo Fantini se reunieron el pasado jueves 23 con el secretario de Agricultura, Juan Cruz Molina, a quien le trasladaron esta preocupación por la afectación de las plantas.
Del funcionario provincial, los productores obtuvieron la promesa de que los equipos de fiscalización y control incrementarán fuertemente las inspecciones y que habrá castigos severos para los casos en que se detecte que hubo aplicación ilegal. Además, el funcionario señaló que la provincia podría encarar estudios para descartar que la afectación de las vides sea por virosis, al tiempo que señaló que estudiarán a través de ensayo cuáles son la dosis nocivas en la aplicación de estos herbicidas hormonales contra los que Caroya batalla incesantemente desde fines de los ’90.
La ambición de esa cartera es poder tomar muestras sobre toda el área de prohibición para saber quién o quiénes ingresan en infracción. Las multas para quienes incumplen la normativa vigente va desde los 1000 litros de gasoil. No obstante, regularmente se viola la normativa pese a las campañas.

Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.