Último momento
recent

Pese a la negativa popular, ampliaron la zona urbana de Colonia Caroya

En una sala colmada de vecinos, con encendidos discursos, oficialismo y oposición se enfrentaron como no suele ser costumbre.

Por: Leonardo Rossi (De nuestra redacción)

Tres meses después de iniciado el debate, el Concejo Deliberante sancionó la ordenanza de ampliación de la zona urbana. Sólo con el apoyo del oficialismo. En el medio, hubo modificaciones del texto original, multitudinarias charlas con especialistas críticos a la iniciativa, el surgimiento de un movimiento ciudadano que expresó su disconformidad con el crecimiento del ejido, el registro de más de 500 personas necesitadas de vivienda social, y sigue la lista. El intendente Luis Grión (UCR) mostró su satisfacción porque ahora “se podrán empezar los planes habitacionales”. En el recinto hubo puntos altos de la discusión, la contracara del intendente fue el concejal peronista Adolfo Grión: “La agenda pública la tienen que marcar los vecinos y no el mercado”, criticó sobre lo que entiende fueron las motivaciones originales que tuvo la iniciativa.
Pasadas las 19 del jueves, los autos hacían una fila paralela a la ruta 9, frente a la rotonda de ingreso a la ciudad. A puro bocinazo llamaban a la caravana rumbo al Concejo Deliberante para rechazar el proyecto de ampliación de la zona urbana. A más de tres kilómetros de allí, los concejales comenzaban a llegar al recinto dentro del municipio caroyense. Los ediles iban y veían. Las caras tensas mostraban la notoriedad de la jornada. En la noche anterior en Comisión de Legislación, el oficialismo había emitido despacho para tratar la iniciativa en la sesión.
A las 20.36 arribó la caravana de más de dos cuadras al frente del municipio. El afuera: Los bocinazos y algún estruendo ponían el clima aún más estridente. Adentro: un grupo de jóvenes radicales miraba por las ventanas y largaban comentarios del tipo “vienen de a uno por auto, no son muchos”. Los carteles de los vecinos críticos aportaban al debate: “Crecer no es expandirse, crecer es mejorar”.

Miradas antagónicas 
Y largó la sesión. Eran las 21.11. La sala se llenó de vecinos, más de un centenar. En su mayoría opositores a la propuesta oficial. El tramo más rico dentro de varios formalismos apareció con la lectura de los discursos de la noche anterior. Los argumentos a favor y en contra de la ampliación de la zona urbana que abarcará 75 hectáreas divididas entre zonas lindera a Malabrigo, otras junto al IPV y entre calle 14 y 18 hacia el norte.
María Josefina Ochoa, del peronismo, insistió en la falta de informes para avanzar en esta iniciativa, que originalmente contemplaba incorporar 200 hectáreas y un anillo de circunvalación. “Está basado en un estudio de 2007 y en el censo”.  Ochoa también criticó la no realización “de un estudio de impacto ambiental y una audiencia pública”, violando la legislación vigente. Su compañero de bancada Adolfo Grión había señalado que compartía la idea de urbanizar “ciertos sectores como Malabrigo” al cual pidió ampliar, pero no tenía la misma idea con respecto a las  otras zonas. 
En el oficialismo insistieron con “la oportunidad histórica para que el municipio tenga tierra y viviendas”. Zulma Valcino recordó las “500 solicitudes de vivienda” que hubo en pocos días, tras conocerse que a partir de la ampliación, el Ejecutivo contaría con la posibilidad de vender casas ubicadas en las nuevas zonas a precios accesibles. Cristina Carnero le apuntó directo a la oposición: “Es triste trabajar 50 días para decir que se tiene que cambiar el proyecto”. La ordenanza “no va a ser la solución, pero sí el puntapié para ordenar un crecimiento que se va a dar igual, pero sin un orden”.

El debate final
Los argumentos ya habían sido expuestos. A las 22.39 se acercaba la votación. El concejal Grión pidió un juramento a sus pares. Todos aceptaron. “Declarar bajo juramento no tener interés patrimonial directo en la zonas” afectadas, ya que dijo, “fueron elegidas discrecionalmente”. Y que “ningún concejal pueda hacer comercio con esos lotes”, le respondió Carnero para ir por más. La presidenta del Concejo Cecilia Della Casa, dijo no tener intereses inmobiliarios y compartió que alquila la casa donde vive. Fernanda Prosdócimo (Frente Cívico) dijo que su caso era similar.
Antes de ir al desenlace, Adolfo Grión pidió la palabra. En un discurso encendido se preguntó por los posibles “impactos ambientales” de los nuevos loteos. “Si son zonas inundables ¿quién se va a hacer cargo?”, se preguntó. Y se metió de lleno en su visión de la iniciativa desde un punto de vista político: “La agenda pública la tienen que marcar los vecinos, no el mercado”. El edil se mostró “triste” por no poder concretar “una ordenanza para el futuro”, pero entusiasmado con el movimiento vecinal multipartidario que discutió el proyecto. “No te des por vencido ni aún vencido”, soltó, entre otras frases, para cerrar en medio de una ovación. El radical Sergio Rigoni hizo lo propio, dijo que “las zonas a incorporar no están afectadas actualmente a la zona rural”, y que no recibió “ninguna propuesta superadora”.
Todo listo entonces. A las 23.07 se puso a votación la ordenanza. Los cinco votos oficialistas dieron por logrado el objetivo del Ejecutivo. Los cuatro votos negativos de los opositores mostraron a un Concejo partido, como no suele ocurrir. Afuera, los vecinos que iban por el ¡No! a la ordenanza hablaban de “una derrota”, parte del juego democrático, pero que deja una base alta de discusión sobre las problemáticas de la ciudad.

Enterado de la noticia el intendente compartió su satisfacción. “Lo tomo muy bien esto porque queremos empezar con los planes de vivienda”. “No vamos a tener respuesta inmediata para todos”, reconoció, pero “si podemos solucionar a veinte familias, y dejarle al próximo intendente terrenos para construir y espacios públicos, habremos hecho mucho”, reflexionó Luis Grión sobre el cierre de esta discusión, al menos en el Concejo Deliberante. 
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.