Último momento
recent

Los partidos hechos “ente”

Un curioso intercambio de opiniones con un colega devino en la calidad de los partidos políticos y su estrecha relación a las personas que forman parte de él.

Los partidos políticos no son una “entidad” ni una suerte de “conciencia” que rige implacable las acciones que deben realizar los adherentes y afiliados.  Tampoco son una serie de principios ni de normas y leyes que los condiciona severamente y les impide modificación.
Los partidos políticos son antes que nada las personas que forman parte de ellos. Casi se diría que, principalmente, son sus dirigentes y militantes los que definen cómo es un partido político.
No hay un “radicalismo” que condene el comportamiento de un dirigente o de un militante. Por el contrario, si en el partido hay dirigentes y militantes probos, con valores morales y ética, la condena provendrá de ellos independientemente de lo que puedan establecer los estatutos que los rigen.
Tampoco hay un “peronismo” que señale con el dedo a quienes se desvíen de los principios de Justicia Social a los que aspiran. Habrá, en todo caso, dirigentes con suficientes valores  como para separar la paja del trigo y como para saber apartar a los que no comulgan con los valores que encarnan las personas que conducen el partido.
Si hay gente que traiciona, que se mueve por conveniencia, que busca perpetuarse en el poder, que coimea y se deja coimear, que no escatima esfuerzos en denostar al que es mejor que él, los partidos políticos serán un reflejo de esa gente.
No habrá un radicalismo o un peronismo bueno, con gente mala en sus filas. Lo mismo se aplica para el socialismo, el comunismo, la izquierda, la centroderecha, la derecha, la socialdemocracia.
Tenemos una calidad deficiente de “políticos” porque la cuna de la que salen carece de formación humana y de valores. Faltan dirigentes que sean fieles a los valores que necesita la comunidad, que respeten las leyes, que no las acomoden a su conveniencia, y que se sometan a la voluntad de los electores y satisfagan sus verdaderas necesidades.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.