En foco
Pin It

Widgets

“Pongamos voz al silencio”, denunciemos el maltrato y la violencia infantil

Tal vez te interese

CAMPAÑA DE CONCIENTIZACIÓN DEL COLEGIO DE ABOGADOS DE CÓRDOBA – DELEGACIÓN JESÚS MARÍA

Por una cultura de denuncia a favor de la legalidad.

Lo que más cuesta es romper el silencio, que ampara y oculta a la violencia, pero teniendo una actitud activa y decidida, se puede salvar una vida.
Denunciemos el maltrato infantil, protegiendo a los menores, haciendo visible lo que para muchos es invisible y contribuir de esta manera a garantizar los derechos de los niños y adolescentes a una vida libre de violencia, favoreciendo su desarrollo integral.
¿Qué se entiende por maltrato infantil?. Aunque existen diversas definiciones, la de mayor consenso es la elaborada por el Observatorio de la Infancia en 2008 y recogida en el Protocolo básico de intervención contra el Maltrato Infantil, al que se refiere como “acción, omisión o trato negligente, no accidental, que priva al niño o la niña de sus derechos y bienestar, que amenaza o interfiere su ordenado desarrollo físico, psíquico o social y cuyos autores pueden ser personas, instituciones o la propia sociedad”.
Tal y como la definición indica, el Maltrato Infantil puede ejercerse tanto por acción o por omisión. En función de estos parámetros se definen cuatro modalidades básicas de maltrato: Maltrato físico: Cuando hablamos de maltrato físico nos referimos a cualquier acto no accidental que provoque lesiones físicas al niño, enfermedades o riesgo de padecerlas). Negligencia: Es no atender las necesidades del niño, así como incumplimiento de los deberes de guarda, cuidado y protección, por ejemplo: no atender su estado de salud, higiene o alimentación. Maltrato emocional: Son todas aquellas acciones, generalmente de tipo verbal o actitudinal que provoquen o puedan provocar en el niño daños psicológicos, por ejemplo: rechazar, ignorar, aterrorizar, no atender sus necesidades afectivas y de cariño, necesidades de socialización, desarrollo de la autoestima positiva, estimulación… y Abuso Sexual: Son todas aquellas acciones que incluye tanto conductas de carácter físico, como puede ser la violación, el incesto o la prostitución de niños, niñas y adolescentes, como otras conductas sin contacto físico, como puede ser la pornografía infantil o el exhibicionismo ante niños.
En relación al Abuso Sexual se considera dentro del espectro del maltrato no atender adecuadamente al niño en el proceso de revelación del abuso, como por ejemplo mostrar incredulidad, no protegerle del agresor, ignorar la situación, no atender su demanda de ayuda o no procurarle el apoyo necesario y los cuales las podemos hacer extensivas al resto de modalidades de maltrato.
 Por otra parte, ha de tenerse en cuenta que el maltrato puede tener lugar tanto en la fase prenatal, provocando daño al feto (mediante, por ejemplo, hábitos tóxicos de los padres, alcoholismo, toxicomanías, ausencia de seguimiento médico e incluso agresión física al feto o la madre gestante), como postnatal, dentro de los cuales se encuadran las modalidades descritas anteriormente.
También cabe hacer referencia a las modalidades de maltrato en función de los autores, de manera que podemos hablar de Maltrato Familiar: Es cuando es ejercido por un miembro de la misma familia. Extrafamiliar: Ejercido por alguien ajeno al entorno familiar, Institucional: es cuando las instituciones no garantizan una atención adecuada al niño. Y Social: Es cuando se dan cita un conjunto de factores de carácter social / contextual que impiden garantizar la protección y atención al niño.

Indicadores de Abuso y Maltrato Infantil
La lista a continuación contiene algunos de los indicadores comunes de abuso o maltrato infantil, que debemos tener en cuenta tantos padres, docentes, que nos dan pautas para poder determinar si estamos en presencia de un niño maltratado o abusado. Esta lista no abarca cada indicador, y algunos niños abusados o maltratados puede que no muestren ninguno de estos síntomas.
Los Indicadores de Abuso Físico pueden incluir:

  • Daño o maltrato a los ojos, o a ambos lados de la cabeza o del cuerpo (los daños o maltratos accidentales típicamente sólo afectan un lado del cuerpo);
  • Daño o maltrato que se manifiesta frecuentemente como moretones, cortes y/o quemaduras, especialmente si el niño(a) no es capaz de explicar adecuadamente su(s) causa(s). Esto puede aparecer en patrones distintivos, tales como marcas por agarrar o tomar al niño(a) con fuerza, marcas de mordeduras humanas, quemaduras de cigarrillos o impresiones de otros instrumentos;
  • Comportamiento destructivo, agresivo o disruptivo;
  • Comportamiento pasivo, aislado o sin emoción; y
  • Miedo de volver a casa o miedo del padre/madre.

Los Indicadores de Abuso Sexual pueden incluir:

  • Síntomas de enfermedades transmitidas sexualmente;
  • Daño o maltrato en el área genital;
  • Dificultad y/o dolor al sentarse o caminar;
  • Comportamiento sexual sugestivo, inapropiado o promiscuo, o expresiones sexuales inapropiadas;
  • Conocimiento sobre relaciones sexuales inapropiado para la edad; 
  • Victimizar sexualmente a otros niños.

Los Indicadores de Maltrato incluyen:

  • Mala nutrición, apatía o fatiga;
  • Robar o suplicar por comida;
  • Falta de cuidado personal -mala higiene personal, ropas rotas y/o sucias;
  • Falta de atención a necesidades de optometría (lentes), odontológicas (dientes) u otras;
  • Ausencia o tardanza frecuente en la escuela; y
  • Desatención inadecuada o falta de supervisión de un niño(a).

En cualquier caso el maltrato influye directamente y de forma negativa en el desarrollo correcto y pleno de los niños y provoca consecuencias inmediatas y a medio y largo plazo. La violencia es crimen. Ninguna víctima es capaz de olvidar eso, sin embargo, un ambiente acogedor, receptivo y sobre todo humano, puede ayudar a superar las consecuencias del mal trato. Con demasiada frecuencia, la violencia contra los niños no se ve, no se escucha y no se denuncia, nosotros como padres y sociedad podemos hacer la diferencia abriendo camino a la superación, Rompiendo el silencio, por una cultura libre de violencia.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com