En foco
Pin It

Widgets

La merma de migrantes bolivianos impacta en la zona

Tal vez te interese

Mario Ávila cuenta que sus connacionales que se fueron no vuelven y no llegan nuevos para reemplazarlos.

Por: Leonardo Rossi (De nuestra redacción)

Días atrás se divulgó información sobre la baja de la migración boliviana hacia la provincia de Córdoba en un cuarenta por ciento, respecto a los primeros cinco meses del año pasado. Desde Colonia Caroya, Mario Ávila confirma el dato duro: “Los que trabajaban conmigo se fueron y no han regresado, y ninguno nuevo quiere venir”. 
Una semana atrás, a través de un matutino el consulado boliviano daba a conocer esta merma en el flujo de migrantes de Bolivia a tierras cordobesas. Según la información oficial en la actualidad unos 18 mil bolivianos residen en la provincia. La disminución de este movimiento migratorio, entienden desde las autoridades bolivianas, estaría motivada por las políticas actuales que vive el vecino país, y que marcan una clara mejoría económica y social respecto a décadas anteriores. 

“El año más difícil”
Mario tiene 43 años. Llegó a la ciudad de Colonia Caroya, desde Bolivia en 2006, mismo año en que asumía la presidencia de su país Evo Morales Ayma. Desde ese tiempo a esta parte la realidad argentina ha cambiado. Su mirada indica que “este es el año más difícil que nos toca porque está todo carísimo”.  
Como tantos otros migrantes, Mario buscó realizar su vida aquí. Afincado en un terreno que alquila en Tronco Pozo, se dedicó a la horticultura, criar cerdos y pollos, y producir ladrillos. 
En la medida de sus posibilidades intentó ahorrar para llevar dinero a su país. “Con el tipo de cambio de ahora ($1  / BOB  0,8), trabajar acá ya no sirve para llevar plata a mi país. Entonces de a poco algunos vuelven, consiguen terrenos para hacer sembradíos, y así se pude vivir allá”.

“Antes venían enseguida”
El gran contraste, dice Mario, se vio desde fines del año pasado. A partir del último verano, “ya no viene nadie para acá”. El hombre da un ejemplo que le toca de cerca. “Por suerte puedo seguir haciendo ladrillos, pero no consigo empleados. Los que se fueron no volvieron y antes uno llamaba para que vengan y enseguida conseguía. Ahora nada”.
  La decisión de quedarse en Bolivia, dice Mario, responde a un contexto de mejoría en las posibilidades laborales y en la calidad de las mismas. “Hablo con mi cuñado y se está mejor que antes. Muchos que se fueron de acá, ahora están en la construcción que ha crecido mucho y con buena paga”. Otros han sido beneficiados con tierras que pueden poner a producir, “sembrar y vivir” en su país de origen, una buena alternativa. 
En este nuevo contexto, Mario entiende que para los jóvenes bolivianos es mejor intentar armar la vida en la tierra donde se ha nacido. “Por el momento me quedaría allá, acá está complicado”. En su caso, agradece las posibilidades que le ha dado Argentina, Córdoba y Colonia Caroya, y asegura que junto a Berta, su esposa, y sus hijos Víctor, Noé, David y Marco se quedarán aquí. “Siempre que tenés trabajo es difícil que uno se quiera ir”.   


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com