En foco
Pin It

Widgets

La Asociación de Bromatología, Ambiente y Zoonosis de Córdoba respaldó al bioquímico Fernando Manera

Tal vez te interese

Además de lo que señaló para este semanario, en declaraciones a Radio Mitre y La Voz del Interior cuestionó la forma en que se difundieron unos estudios realizados a vecinos de Malvinas Argentinas por parte de FUNAM.

Pongámoslo en estos términos: hay un grupo de militantes que vinculan directamente la aparición de enfermedades como cáncer o leucemia con la exposición a la deriva de los agroquímicos. Para esas personas, los químicos de uso agropecuario son el enemigo que hay que combatir y hay que lograr que se elimine su uso y se promueva una agricultura “orgánica”. Para esos militantes, no hay grises, o se está con su postura o se está con Monsanto, por decirlo burdamente.
Hace poco, FUNAM tituló: “Revelan presencia de plaguicidas en pobladores de Malvinas Argentinas, lugar donde Monsanto quiere construir la mayor planta de transgénicos del mundo”. Y en el primer párrafo señala: “Análisis de sangre demuestran presencia de plaguicidas en adultos y niños de Malvinas Argentinas: en 7 de las 10 personas analizadas, el estudio exploratorio mostró que tienen residuos de plaguicidas antiguos muy persistentes como Aldrin, Dieldrin, DDT y Beta HCH”.
Aunque todo esos datos eran correctos, desde el punto de vista de Fernando Manera, el bioquímico caroyense autor del libro Una amenaza invisible, entrañaban una obviedad y la hizo explícita en Radio Mitre con el periodista Gustavo Mathieu y en La Voz del Interior en una nota con el periodista Alejandro Rollán.
En ambos casos, Manera planteó lo mismo: “Los productos encontrados en sangre están prohibidos para el uso agrícola desde hace décadas. Además, estudios realizados en otras partes del mundo muestran que estos productos se los encuentra entre 70 y 80 por ciento de los seres vivos del planeta. Si analizáramos a Angela Merkel (canciller de Alemania), por ejemplo, encontraríamos proporcionalmente lo mismo que en Malvinas Argentinas”.
Sus declaraciones provocaron de inmediato una andanada de debate en las redes sociales, con opiniones a favor y en contra del bromatólogo de la Municipalidad de Colonia Caroya.
Por eso, para despejar las dudas que tejieron en torno a él, envío una carta a la Asociación de Bromatología, Ambiente y Zoonosis de Córdoba en la que explicó en detalle su postura sobre el tema y sobre el informe de FUNAM, en particular.
“Los compuestos Aldrin, Dieldrin, DDT, y el Beta HCH fueron químicos de uso agronómico ya prohibidos desde hace mucho años. Todos tienen cloro en su formulación y los plaguicidas clorados se prohibieron porque se depositaban en sangre y tejidos, principalmente en grasa. Además, son compuestos persistentes, o sea, que se mantienen por décadas y están presente en todos los seres vivos del planeta”, comenzó diciendo antes de referenciar sus propias investigaciones del libro: “En Una Amenaza Invisible (páginas 260, 261, 262) describo estudios realizados en nuestro país y otras partes del mundo donde se encuentran estos elementos químicos en leche humana, y en leche maternizada, yogures, entre otros, o sea, donde haya materia grasa. Si analizamos la sangre de cada habitante del planeta, veremos que encontramos estos químicos en diferentes concentraciones ya que son Compuestos Orgánicos Persistentes (COP’s)”.
La Asociación de Bromatología, Ambiente y Zoonosis de la Córdoba no hizo esperar su respaldo a las investigaciones de Manera y, a través de su actual presidente, Amalio Antonio Bertapelle, envió una carta de adhesión a los medios de comunicación.
“El bioquímico -comienza diciendo la carta- Fernando Héctor Manera ha sido y es un apasionado investigador sobre la contaminación química a la que estamos expuestos a diario. Desde hace muchos años venimos escuchando sus conferencias o diálogos informales donde nos alerta sobre los riesgos a los que nuestras familias están expuestas por este extraño mundo químico que nos rodea, llegándonos desde su uso como agroquímicos, como insecticidas en el hogar, como algunos aditivos de alimentos, hasta su uso como medicamentos”.
Y añaden: “No ha sido para los integrantes de la Asociación nada nuevo lo que manifiesta en estas notas periodísticas sobre estos compuestos clorados prohibidos desde décadas y su persistencia en los organismos de todos los seres vivos de este planeta, haciendo especial hincapié en los que actualmente nos están llegando, como dioxinas, furanos, ftalatos, bisfenol A, entre otros, que ya en su libro Una Amenaza Invisible (que auspició esta Asociación) aborda esta amplia contaminación química de una forma clara y sencilla de entender”.
Finalmente, le hacen llegar una felicitación por su compromiso en favor de la salud pública.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Anuario 2016

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com