En foco
Pin It

Widgets

Excombatientes vuelven a Malvinas, 32 años después

Tal vez te interese

Tres excombatientes volvieron a las islas gracias a la colaboración de la gente, de empresarios, y del propio esfuerzo. Ninguno había tenido la posibilidad después de la guerra de 1982.

“No te puedo decir lo que va a pasar cuando estemos allá ni lo que vamos a sentir. Vas a tener que esperar hasta que volvamos para saberlo”, anticipa Eduardo Suárez, referente de la Asociación Civil Veteranos de Malvinas del Norte de Córdoba.
Es que él, junto a Eduardo “Lalo” Álamo. y Pedro Tirabosqui fueron los elegidos por sus compañeros como la primer embajada de excombatientes que retornará a las Islas Malvinas. De hecho, cuando este semanario esté en la calle, ellos estarán en suelo argentino, aunque usurpado por el Reino Unido.
Pero volver a las islas demandó de la asociación más de un esfuerzo. Primero, hicieron un bingo que iba a darles el equivalente a cuatro pasajes, pero la devaluación de enero trocó esas expectativas en la mitad. Después, un empresario del rubro agencia de viajes que prefirió mantener su anonimato les arrimó una valiosa ayuda: el traslado desde Córdoba hasta Río Gallegos gratis para los viajeros. Allí, subirían al avión que los depositaría en la isla Soledad. Y cada uno de los viajeros tuvo que arrimar de sus propios recursos para la estadía que se extenderá hasta el sábado 16.
La charla con este semanario es excesivamente franca desde hace mucho tiempo, tanto que las anécdotas de la guerra se van sucediendo sin continuidad de tiempo. Y hay anécdotas disparatadas y graciosas, pese a que en algunos casos significaban que la vida pendía de un hilo.

El último recuerdo
Álamo y Tirabosqui tienen una imagen similar de la despedida de la isla: una sensación de bronca al ver flamear otra vez la bandera usuarpadora en lugar de la celeste y blanca. Dar vuelta la cara cada tanto para ver ese territorio que se había defendido con uñas y dientes durante 69 días y que ahora estaba ocupado por soldados de bandera inglesa.
“La imagen es de tristeza. Nosotros pensábamos que tal vez todo iba a terminar de otra forma. Me quedó esa imagen de alejarse mientras el helicóptero nos llevaba al buque. Ese día tenía una tristeza bárbara”, cuenta Álamo.
“Ahora -añade Tirabosqui- queremos ver si podemos llegar al lugar donde estuvimos con Lalo. Se nos va a complicar porque tenemos que cruzar el charco (refiriéndose a la isla Gran Malvina). Pero vamos a tener que esperar a llegar para ver con qué panorama nos vamos a encontrar”.
“Seguramente algún moco se nos va a escapar. Si nos preguntan qué vamos a sentir, no lo sé, pero supongo que se van a abrir los recuerdos”, completa Lalo.
Eduardo Suárez, quien habitualmente comanda los diálogos de la asociación, mantiene durante la primer parte de la charla un silencio llamativo. Para él, la procesión va por dentro y Malvinas tiene un significado enorme: es cerrar un círculo. Un rato más tarde, se anima a confesar su último recuerdo en las islas: lo obligaban a abandonar ese territorio sin haber podido dar sepultura a muchos compañeros de lucha. Nudo en la garganta y ahogo de lágrimas para ese momento
“Para mí va ser ir a conocer Puerto Argentino. Yo no puedo decir que lo conozco porque fui a la isla, caí al aeropuerto, subí a un helicóptero, y de ahí al terreno que había que defender. Al pueblo no lo conozco”, reconoce Suárez.

Cerrar el círculo
El tema del regreso a Malvinas estaba muy conversado entre varios, incluyendo al fallecido excombatiente Héctor Leita. “Cuando se murió el “gringo” (Leita) me dije que tenía que volver por él. Ahora voy mitad yo y mitad el gringo. Con lo poco que él hablaba, alcanzaba para contar que a él le gustaría volver. Después de su muerte se volvió como una obsesión para mí”, agrega Lalo.
Éste es el puntapié de una serie de viajes que están programados para el futuro porque la idea de la asociación es que puedan viajar a las islas todos los que quieran hacer la experiencia a más de 30 años del conflicto armado.
Independientemente de la posición que tanga cada argentino sobre la dictadura e, incluso, de la posición del país frente al hecho desgraciado de la guerra, Malvinas se ha transformado en una causa nacional que unifica posiciones: quienes combatieron en las islas tienen el rango de héroes porque lo hicieron convencidos de que era una causa por la que había que luchar, más allá de la diferencia militar que había entre los bandos enemigos.
Y nuestros “Malvineros” siguen portando con orgullo el estandarte del reclamo legítimo de nuestros derechos soberanos sobre Malvinas. Lo hicieron hace 32 años cuando empuñaron las armas y lo siguen haciendo con el mismo empeño desde ese entonces.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com