En foco
Pin It

Widgets

Pensar la producción agrícola caroyense con perspectiva ambiental

Tal vez te interese

Analizarán datos como la contaminación por agroquímicos, el uso del agua y la erosión del suelo.

Por: Leonardo Rossi (De nuestra redacción)

Con el objetivo de pensar la producción agrícola de acá a diez años, el Departamento de Ambiente de Colonia Caroya y técnicos la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba (FCA-UNC) lanzaron una evaluación ambiental que demandará dos años de trabajo. Encabezado por el ingeniero agrónomo Enzo Bracamonte, el proyecto estudiará factores como la contaminación del ambiente con plaguicidas, la erosión de la superficie y el uso del agua, entre otros. 
“Hay que entender que cuidar la vida del suelo, permite más productividad a lo largo del tiempo”, planteó el técnico en su disertación, que fue presenciada por el intendente Luis Grión y el jefe comunal de Colonia Vicente Agüero, Gustavo Ripeloni. Al presentar el proyecto, el titular de Ambiente Caroyense, Eduardo Angulo, se mostró agradecido con el aporte de Bracamonte, ya que “cumple con un deseo siempre presente, que es acercar la universidad a la zona para trabajar con la comunidad”. 
A partir de un software desarrollado por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA),  Agro Eco Index, podrá saberse si en la zona se realiza una adecuada gestión de recursos y tecnologías en la producción agrícola. El trabajo de Bracamonte, de la cátedra de agro-eco-toxicología de la FCA-UNC, está planteado para el cinturón verde norte de la Ciudad de Córdoba, Colonia Tirolesa y Colonia Caroya. El objetivo general del proyecto: Evaluar la tecnología en las producciones intensivas. Se analizarán la vid, durazneros, papa, batata, zanahoria y hortalizas de hoja. 
El análisis consta de varias partes. Por un lado, el aporte de los técnicos de campo que trabajan en la zona. En este caso, los trabajadores de la propia área de Ambiente y Desarrollo Rural como así también los del INTA. También es central la voz de los productores, que aportarán información mediante encuestas anónimas. Y a la par se realizarán estudios de laboratorio a partir de la extracción de muestras, por ejemplo de tierra para conocer la presencia o no de agroquímicos en la biota del suelo, y sus posibles efectos ambientales.

Otra visión  
“El problema con los plaguicidas es central. La contaminación superficial y del agua es un tema a abordar”, señaló Bracamonte. Por ejemplo, “necesitamos saber cómo están las napas, a partir del uso de fertilizantes.” Pero para dar un abordaje preciso, “es necesario analizar qué y cuánto se usando”.  Al contar con ese tipo de información, “los propios productores podrán cuidar mejor la vida del suelo, entender que es un bien de capital y valorarlo como tal en términos de una mayor productividad a largo plazo”. 
Algunos de los indicadores ambientales a evaluar serán el uso y eficiencia en el gasto de energía, consumo y eficiencia en el uso de agua, erosión del suelo, agrodiversidad, impacto e intervención sobre el hábitat, riesgo de contaminación con nitrógeno, fósforo, y por uso de plaguicidas. Conocer esos datos sirve “para analizar el estado del recurso y su tendencia”. 
“Muchas veces los análisis no son adecuados para evaluar el largo plazo porque no indagan en la dimensión social y ambiental”, sino que se fijan sólo en los balances económicos. Por el contrario, al implementar esta metodología, en Colonia Caroya “podremos pensar las políticas del sector de cinco a diez años”. 


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com