En foco
Pin It

Widgets

Industria en jaque: casi no quedan canteras para explotar en Caroya

Tal vez te interese

Preocupa a productores el inminente agotamiento y cierre de la principal cantera de la zona.

Por: Leonardo Rossi (De nuestra redacción)

La falta de tierra para producir ladrillos preocupa. Los productores ven que la principal cantera de la zona comienza a agotarse, mientras que aún no aparece otro sitio cercano que pueda abastecerlos. Tras una reunión con el intendente Luis Grión, aguardan con expectativa una posible solución. 
Una opción, dice el mandatario caroyense, es utilizar lugares que sirvan para la extracción de tierra y “luego funcionen como lagunas de retardo”. “Confiamos en que se va a encontrar una respuesta rápida, porque no podemos esperar dos años”,  plantea Daniel Nicolodi, dueño de una cortada. 
  Con la vista puesta en el mediano y largo plazo, los ladrilleros acercaron algunas inquietudes al intendente, en una reunión realizada semanas atrás. El punto principal del encuentro fue la  falta  de tierra por la situación del marco legal que comprende a las canteras. La norma que regula la actividad es la ordenanza 1426 del año 2007. Entre otros puntos, determina que las extracciones deberán realizarse en la zona rural, a no menos de cinco metros de los caminos y rutas, y no podrán excavarse más de dos metros de profundidad (artículo 2, inciso D). Los permisos otorgados a las canteras son de carácter precario, revocables sin derecho a reclamo o indemnización. 
  Actualmente, el centro abastecedor de las ladrilleras es la cantera de Sergio Raggiotti, ubicada en Tronco Pozo. El responsable señala que la durabilidad que tenga esa cantera “depende de la demanda”, que por ejemplo este año “ha sido baja”, debido a las intensas lluvias que imposibilitan la producción. Raggiotti asegura: “No estoy excedido en la profundidad, y hay para un tiempo más”. No obstante, coincide con los productores de que “habrá que ir buscando otro lugar”. 
  Una vez cerrada, la cantera está obligada a remediar el predio mediante proyectos de cultivo o reforestación. En el Departamento de Ambiente ya trabajan un proyecto en ese sentido con algunos antecedentes en Colonia Vicente Agüero. En el pozo se avanza en la implementación de pasturas, seguida de agricultura, donde se logra recomponer la capa superficial del suelo. Luego se practica la forestación con álamos para completar el ciclo de remediación ambiental. El predio de Raggiotti podría ser un destinatario posible para esta propuesta.  

A largo plazo 
Toribio Colque, ladrillero, muestra su preocupación: “Temo que clausuren la cantera”. La referencia al establecimiento de Raggiotti surge de saber que los límites planteados por la ordenanza del sector están a tope. Sin ánimo alarmista, Colque pone en la mesa una realidad: “Sin cantera habrá que cambiar de trabajo. Otra no queda”. 
Para éste y otros productores de ladrillos sería importante avanzar en rápidas soluciones. Como alternativas, y tras la reunión con el intendente, Colque sugiere que el Municipio venda un terreno a los ladrilleros que pueda ser pagado con ladrillos, o que el Ejecutivo directamente les comercialice la tierra extraída de algún predio en el que realicen una obra de magnitud. “Hay que conseguir lo antes posible un terreno municipal para sacar tierra”, dice, en tono respetuoso. 
  “En cinco o seis meses tendría que haber soluciones porque nos acucia el tiempo”, expone Nicolodi. Y complementa: “En un año o año y medio se nos va a complicar”. Al igual que Colque, el empresario ladrillero entiende que se puede “llegar a un acuerdo con el Municipio”. En esa dirección recomienda buscar sitios que “no estén a veinte kilómetros porque serían muy costosos los fletes” y que no sean demasiado pequeños, que “tengan unas seis hectáreas para que puedan funcionar entre ocho y diez años”. 

No frenar la actividad
El intendente reconoce que existe “una colisión entre normas, que establecen prohibiciones, y la necesidad de que funcione una industria muy importante”. Por ahora, se está en una “etapa de diagnóstico”, para poder “habilitar algún sector donde esta actividad no produzca daños”. Grión pidió al Departamento de Ambiente “que busque lugares viables que por ejemplo en un futuro puedan utilizarse como lagunas de retardo”. En paralelo habló con los concejales para avanzar en el tema.  
  Ante la preocupación de los productores sobre el futuro inmediato de la actividad, Grión deja clara su postura: “Hay más de veinte productores a los que no le podemos cortar ese vital elemento para hacer los ladrillos”. Con el reloj de fondo, el Municipio hace equilibrio entre una ordenanza que es clara y la necesidad de los ladrilleros, que a tiempo ya dejaron planteada su inquietud.   


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com