En foco
Pin It

Widgets

Hasta 60% de pérdida en la cosecha de uva

Tal vez te interese

Las heladas, los calores de enero y las lluvias de febrero hicieron una combinación drástica.

Por: Leonardo Rossi (De nuestra redacción)

La cosecha de uva en Colonia Caroya y alrededores desdibuja sonrisas. Pérdidas de hasta el 60 por ciento de la producción dejan un sabor amargo en los distintos actores de la cadena del vino. La combinación de heladas, los golpes de calor que trajo enero y las continuas lluvias de fin de febrero e inicios de marzo hicieron una combinación difícil de remontar. 
“La falta de maduración adecuada hace que la uva no tenga ni el aroma ni la estructura adecuada. Trataremos de hacer todo para sacar el mejor producto”, sostiene Santiago Lauret, enólogo de bodega La Caroyense ante Primer Día.
El especialista puntualiza en que “el estado sanitario” que presentan las uvas “hace que los productores tengan que elegir mucho” para alcanzar a ofrecer un producto de calidad a quien elabora el vino.
En su finca de Tronco Pozo, Danilo Fantini hace equilibrio para perder la menor cantidad de producción posible de sus 3 hectáreas y media de viñedos. En la Frambua Temprana, que “fue muy afectada por la helada”, ha recolectado el cincuenta por ciento de lo que pudo cosechar el año pasado.  Y por ejemplo en la uva Ancelotta perdió 34 por ciento. “De una fila saqué 67 cajones y el año pasado me había dejado 90”, grafica.
Fantini no tiene dudas: “Este es el peor año por lejos”. La problemática no es local y se repite en otras locaciones como Mendoza. La situación a nivel provincial es reflejo de lo que ocurre en estas tierras. Según datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura, Córdoba presentaba más de 398,000 kilos de uvas cosechadas para el 23 de febrero de 2013. A la misma fecha de este año, 46,990 kilos. 
El productor  caroyense plantea algunas causas de este difícil panorama. “Los calores en la época del paso de flor a grano fueron muy poco favorables”. A lo que se suman las persistentes lluvias, que desde hace semanas, no dan tregua. En el caso de esta finca “por ahora se conserva la sanidad”. Pero, Fantini advierte que de seguir este clima “se complica por la podedumbre”. 

Perder el año   
Estas dificultades que narra el productor se traducen a la hora de entregar las uvas. En la bodega se realiza una calificación y en función del puntaje se fija el precio. Según el encuentro diario que tiene con los productores, Lauret apunta que hay “entre cincuenta y sesenta por ciento de pérdida”. Y ante este cuadro de sanidad de los productos que sí son aceptados se necesitará un arduo trabajo para lograr la calidad deseada, sello distintivo por el que que la bodega es reconocida en ámbitos especializados. 
Del lado del productor, Fantini explica que quien no elabora el vino y debe vender su materia prima a los acopiadores recibe 3,56 pesos por kilo. Pero a medida que la calidad baja el precio va en caída y ante un alto porcentaje de pérdida, cada centavo menos “implica que el productor quede muy abajo en el ingreso por el trabajo de todo un año”. Por ahora, no hay datos certeros acerca de algún tipo de asistencia financiera del Estado. “Estamos en el fragor de la batalla. Más adelante veremos.” 

Una alternativa
Con la experiencia a cuestas, la agrónoma Daniela Mansilla, ex Pro-Vid,  pone el foco en otro aspecto que deriva en este pésimo cuadro productivo. Para evitar que la vid se vea afectada por el herbicida 24D utilizado en cultivos extensivos, aledaños a las viñas, se realizan prácticas para proteger la vid. Pero este manejo termina  cooperando para que la helada ataque duramente a las uvas. 
Por otra parte, Mansilla, referente del grupo Vitis, dependiente del Ministerio de Industria provincial, destaca que puede reducirse la pérdida por podredumbre a partir de un manejo específico en el que “se prioriza el monitoreo constante para evaluar las variables climáticas, el manejo de raleo, y un fomento de productos biológicos por sobre los agroquímicos”. Con este perfil de trabajo la merma “no ha sido de más del treinta por ciento”. Por ahora esta experiencia no afecta a más de 20 hectáreas. De cara a futuras campañas, el trabajo de Mansilla irrumpe como una alternativa viable para reducir pérdidas en temporadas críticas como la actual. 


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com