Último momento
recent

Elena Valle escribió un libro sobre la época en que la zona tenía producción de seda

Es la cuarta investigación sobre temas históricos vinculados a nuestra región que encara la exconcejala y exdocente. La redacción y edición le demandó cerca de tres años.

Nada más alejado en Elena Valle que el famoso “ego” de los escritores. Más bien podría decirse que publicar un libro para Elena es una suerte de mandato ancestral. Generalmente, la escritura de sus libros parte de la curiosidad, del amor a conocer más, y del profundo respeto por las tradiciones y la historia de Colonia Caroya.
Y eso fue lo que la llevó a encarar la publicación de su cuarto libro con investigaciones: El camino de la  seda en Colonia Caroya. La investigación arrancó allá por 2011, se vio demorada por la redacción de la biografía de Marino Greifemberg, y también por los altos costos que representa editar por cuenta propia un libro.
La gestión de un subsidio por parte de Gustavo Brandán ante el gobierno de Córdoba permitió destrabar la edición y, finalmente, el libro se presentó el pasado sábado en la Casa de la Historia y del Bicentenario. El municipio confirmó que va a adquirir ejemplares para donar a las escuelas y a la biblioteca Filomena Rossi.
Los testimonios fueron aportados por alrededor de 15 personas que, además, guardaban materiales y vestidos de la época en que hilaban seda, y atesoraban fotos que acompañan los relatos.
“Para muchas de las que aportaron datos, la presentación del libro les significó una enorme emoción, sobre todo por reencontrarse. Vinieron desde Córdoba, fueron algunas que estaban con algún problema de salud, y hacía mucho que no se veían. La parte humana de la presnetación fue la que más me gustó”, señaló Elena sobre la sensación del momento en que se presentó el libro.
La mayoría de las protagonistas hoy tienen en promedio 80 años, aunque hay algunas mayores, y sus testimonios corrían riesgo de perderse hasta este material.
Antes de la presentación, Alejandro Romanutti, a través de las redes sociales, hacía un excelente resumen sobre Argenseda y rescatando la tarea de Elena Valle de redactar esas historias. “Las trabajadoras de la empresa Argenseda en Colonia Caroya en funcionamiento desde finales de la década del 40 hasta fines de los 50 fueron todo un ícono local de la independencia de la mujer. Por primera vez, las mujeres caroyenses podían (relativamente, digamos) tener otro trabajo que no sea el de ama de casa o en la chacra familiar”, señaló antes de añadir: “Ahí trabajaron mis dos tías y mi madre. Son incontables las historias contadas por ellas a lo largo de mi infancia sobre los gusanitos de seda, los capullos y el agua casi hirviendo en el que tenían que poner las manos para desarmarlos, las hojas de moras, los viajes a Buenos Aires a perfeccionarse, el orgullo por las corbatas finísimas que se fabricaban con la seda local. Esta fábrica fue parte de nuestras vidas. Aún hoy está presente en la cantidad de moreras que hay desparramadas por toda la zona rural a la orilla de los caminos”.
Ese aporte también fue compartido por Elena: “Sobre el nuevo rol de la mujer me ayudó Patricia Roggio que me hizo sugerencias y me prestó material de lectura. Acá en la Colonia, que la mujer salga a trabajar de su casa es muy difícil y solamente salían a trabajar las solteras que dejaban de trabajar cuando se casaban”.
Para muchas, la fábrica fue su vida. Las madres las acompañaban a su hijas a tomar el ómnibus para ir al trabajo, aunque también había muchas que lo hacían en bicicleta y recorrían gran cantidad de kilómetros diarios.
El libro estará a la venta durante las próximas semanas en las librerías locales y tendrá un precio de 50 pesos, según adelantó su autora.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.