Último momento
recent

Cuidadores de ancianos: una salida laboral para la que hay que tener mucha vocación

En abril, comienza el tercer curso que cuenta con el auspicio del Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba y de las Municipalidades de Colonia Caroya y Jesús María.

Con la organización de la Asociación Gerontológica de Jesús María y la dirección del médico Carlos Hugo Farías, el 5 de abril se presentará el tercer curso de cuidadores de ancianos que tiene como cometido sensibilizar a los cursantes sobre la tercera edad y los desafíos que plantea cuidarlos.
La presentación tendrá lugar en la sede de la Asociación en calle Córdoba 802 esquina Doménico Zípoli y el cursado se realizará durante 22 sábados en el horario de 9 a 13 y de 15 a 18 con un receso durante julio. Quienes estén interesados en la capacitación pueden comunicarse al (03525) 445025 o llegarse a Córdoba 810 entre las 17 y las 20.
Cada sábado tendrá lugar un módulo a partir del sábado 12 de abril. Y diferentes disertantes irán acompañando la capacitación mientras que, paralelamente, se realizan prácticas en el Hospital Vicente Agüero y en diferentes instituciones geriátricas.
Entre los capacitadores se encuentran Adrián Vandersande (Odontología), Verónica Lalicata (Fonoaudiología), Graciela Maldonado (Bioseguridad), Alicia Pechero y Elena Ochoa (Nutrición), Carlos Echarri (Educación Física), Mirta Tudino de Puddu (Podología), entre muchos otros que han decidido aportar su granito de arena a la Asociación Gerontológica.
“Queremos trasmitirles que esto no es un trabajo común, es una vocación de servicio. Si no tenés esa vocación, es mejor que busques otra salida porque trabajando con la tercera edad se ven situaciones difíciles”, explicó Farías después de narrar parte del contenido del curso.
Y aunque no se trate de un médico ni de un enfermero, un cuidador de ancianos es también un auxiliar de salud que tiene que tener algunos de esos  conocimientos para saber cuándo tiene que solicitar auxilio profesional.
De las capacitaciones anteriores, han egresado unas 90 personas de las cuales unas cuantas consiguieron trabajo rápidamente y se desempeñaron con idoneidad en los casos que les tocó atender.
“Lo que intentamos es que la gente aprenda la sintomatología de la enfermedad. No el diagnóstico ni el tratamiento proque de eso se encargan los médicos, pero sí que puedan saber qué pasa si el abuelo  tiene un dolor en el pecho y saber que además de una gastritis puede estar teniendo un infarto”, completó Farías.
En resumen, se trata de ofrecer herramientas útiles para el cuidado y el tratamiento de personas que, en muchos casos, tienen dificultades de movilidad, de traslado, y carecen de fuerza para hacer algunas actividades por sí mismos.
Incluso, la capacitación les enseña a cómo involucrarse con el adulto mayor sin terminar estresado y enfermo por asumir el trabajo.
De fondo, la intención de esta capacitación, además de ofrecer una salida laboral es rescatar el rol del anciano en la familia y la sociedad. Detrás de ese objetivo, este año la Asociación Gerontológica retomará las visitas a las escuelas.
“Mi preocupación es que nos jubilamos a los 65 años y las mujeres a los 60, pero ya tengo cinco pacientes de 100 años. Nadie piensa qué hacer con semejante sobrevida después de la jubilación. ¿¡Qué haces esos 35 o 40 años!?. Quiero que empecemos de a poquito a preparar espacios de participación para las personas mayores”, reflexionó el médico. Y agregó: “Me parece que no nos pueden tirar a un costado como si fuésemos trastos viejos porque mucha gente no sabe qué hacer con su vida. Están en sus casas solos, con pocas visitas, y tienen todavía muchos años por vivir”.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.