En foco
Pin It

Widgets

¿Qué necesitamos para ser consumidores responsables?

Tal vez te interese

Antes de saber lo necesario para ser unos consumidores responsables, intentaremos responder a una serie de preguntas clave como: ¿Qué es consumo responsable? ¿Cuáles son las principales desigualdades del actual modelo de consumo?, ¿Qué preguntas podríamos hacernos a la hora de comprar?

La palabra consumir en latín consumere, significa destruir o usar algo hasta que se agota, por lo tanto la sociedad de consumo es una sociedad de destrucción. Como dice una de las frases más famosas de “Astérix el Galo”,  “Están locos estos romanos”. Pero la verdad es que algo de razón tenían, desde que el hombre salió de las cavernas hemos sido una especie que ha prevalecido a muchas otras, desgraciadamente sembrando la destrucción y agotando los recursos naturales donde se asentaba.
Como éramos pocos aunque ruidosos, la madre naturaleza, que es muy poderosa, no mantenía a ralla, pero somos una especie muy prolífica que no para de crecer. Actualmente alcanzamos los 7.000 millones de habitantes. Mil millones más que hace doce años y el doble que a finales de los sesenta. El crecimiento acelerado de la población mundial dispara el agotamiento de los recursos naturales e incrementa las desigualdades sociales entre las diferentes regiones del mundo.
A partir de la Revolución Industrial, a principios del siglo XIX, se instauró en la sociedad un modelo de producción y consumo basado en la utilización masiva e incontrolada de recursos naturales y energía. Desde los 70 la demanda de recursos mundial ha sobrepasado la capacidad de nuestro Planeta, hasta el punto que hoy serían necesario un planeta y medio para reponer los recursos naturales que utiliza anualmente la humanidad.
El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) indica que el 20% de la población mundial utiliza el 80% de los recursos disponibles del globo. Este “estilo de vida” es ya incuestionable: el pasado mayo el CO2 de la atmósfera llegó a su máximo histórico y el 20 de agosto se produjo el día del “Exceso de la tierra” para el 2013 en el que agotamos el presupuesto de la naturaleza para este año, según Global Footprint.
En este contexto el consumo actual no es sostenible tanto en lo social, económico y medioambiental, por lo tanto es necesario reflexionar cambiar nuestros hábitos de consumo.

¿Qué es consumo responsable?
El consumo responsable hace referencia a un tipo de consumo que no daña al medio ambiente ni a la sociedad. Cuando hablamos de consumo responsable, nos referimos a un consumo crítico, consciente y sostenible, que responda a las necesidades básicas y proporcione una mejor calidad de vida, pero que además no dañe el medio ambiente y que sea respetuoso con los derechos de los trabajadores.
Un producto responsable al mismo tiempo tiene que minimizar el uso de recursos naturales, materiales tóxicos y emisiones de desperdicios y contaminantes sobre el ciclo de vida del producto, de tal manera que no se ponen en riesgo las necesidades de futuras generaciones.

¿Cómo cambiar nuestros hábitos de consumo?
Parar de consumir no es la mejor solución. El consumo es una de las necesidades inherentes al ser humano. La comida, la ropa y el cuidado personal son cosas que tenemos que comprar, muchas de ellas diariamente. Pero hay que tener en cuenta, aunque hay muchas veces que se nos olvida, consumir no solo es el satisfacer nuestros deseos.
A todos nos gusta consumir, yo también disfruto escuchando música o tomando una cerveza con los amigos. Personalmente no estoy en contra de consumir, estoy en contra del “consumismo”, del consumir por consumir. Si el consumir es adquirir productos y/o servicios para satisfacer nuestras necesidades propias. El consumismo es una relación especial con el consumo, en el cual buscamos satisfacer las necesidades emocionales y sociales con las compas, a la vez que afianzamos nuestro autoestima con las cosas que poseemos. El consumismo tiene que ver con el exceso, con perder de vista el sentido final de los que compramos, y buscamos el comprar cosas que en muchas ocasiones no vamos a utilizar.

¿Cuáles son las principales desigualdades del actual modelo de consumo?
El modelo actual de consumo favorece claramente a los países llamados desarrollados en contra de las necesidades de los países llamamos subdesarrollados. Por poner un ejemplo en el mundo textil:
En Bangladesh, uno de los países más pobres del mundo, con un PIB per cápita de 2.000 dolares, es la sede de las fábricas de muchas de las marcas textiles que consumimos en Europa. Superando a Turquía como principal proveedor de textil de la Unión Europea, el salario mínimo de esta región es el más bajo del mundo: 3.000 takas o unos 30 euros al mes. Aprovechándose de una mano de obra realmente barata y unas condiciones laborales que en la UE serían tachadas de esclavitud, las grandes marcas hacen su agosto en esta región.
En la India, la macro producción de productos agrarios, están eliminando a la producción agraria que desarrollada durante siglos por las sociedades campesinas, en particular las mujeres, con variedades de plantas y animales autóctonos o domesticados que se han desarrollado a través de procesos naturales y adaptándose al entorno. El mal llamado “desarrollo” con la llegada de la producción a gran escala, con la inclusión de semillas transgénicas está matando la biodiversidad de productos, llevando al monocultivo. Cuando los productos al ser monopolios les imponen unos precios bajísimos, y no tienen más remedio que cumplir, generando más pobreza. Las tierras al ser cultivadas con transgénicos y con productos como pesticidas deja a las tierras inservibles para plantar otras cosechas y lea abocan a una muerte lenta y a la pobreza extrema.
El pensar que se puede lograr sistemas de desarrollo, especialmente desarrollo rural, cómo puede haber objetivos de proporcionar alimentos de alta calidad, buena nutrición, cómo aseguramos que las comunidades rurales no sean excluidas, que las mujeres no sean excluidas, creo que el primer paso en el desarrollo [es] la seguridad alimentaria, así como la inclusión social. Es empezar a eliminar las fronteras y los muros que han llevado a la exclusión. En mi opinión, el muro más importante es un muro muy invisible que cada vez se hace más alto y más alto.

Fuente: Conciencia Eco


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Anuario 2016

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com