Último momento
recent

Pese a los intentos, no se pudo impedir que funcione un camping frente al Museo

Se labraron actas, se intentó impedir el acceso, se colocó personal para avisar a los acampantes que el lugar no estaba habilitado, pero no se pudo impedir que funcione un camping frente a la Estancia Jesús María, pese a que está prohibido.

Como sucede cada año, con la llegada del festival de Doma y Folclore decenas de carpas ocuparon el predio conocido como granja de Doña Pipa, ubicado entre una margen del rio y el museo jesuítico de Jesús María. Desde finales de 2012 esa actividad está prohibida por una ordenanza que protege la zona por ser Patrimonio de la Humanidad.
La Secretaría de Control intentó mediante notificaciones y actas hacer cumplir la norma. El ocupante del espacio no acató y el caso pasó al Tribunal de Faltas. “El predio está ocupado en el marco de un convenio de cesión de derechos entre el municipio y un particular, y una parte no está cumpliendo”, señaló Enrique Brizuela en referencia a quien usufructúa el lugar durante el receso de verano.
En diciembre de 2012 se sancionó una normativa local que prohíbe la instalación y explotación de camping y el estacionamiento de vehículos de gran porte en la zona afectada como Patrimonio de la Humanidad. Por la cercanía con la edición 2013 del festival la aplicación de la ordenanza no corrió mayor suerte. Este año, desde el Municipio se dispuso una serie de operativos para que entrara en plena vigencia.
El primer paso de la Secretaría de Control, explicó Brizuela, fue realizar una notificación a Manuel Roldán, contraparte del contrato fiduciario por el que el Municipio cede el espacio y una renta vitalicia. La nota informaba la prohibición de explotar el lugar como albergue de carpas y rodados. Ese documento, afirma Brizuela, no fue recibido. Acto seguido, desde la cartera municipal se envió una carta documento.
El intento por hacer cumplir la norma no se limitó al acto administrativo de notificar si no que desde el Ejecutivo se montó un operativo para bloquear el acceso al predio.
“Llevamos camionadas de tierra y las pusimos en los ingresos, pero fueron retiradas en la noche”, señaló Brizuela. Además, “pusimos un agente de la Guardia Urbana Municipal” para que notificara a quienes ingresaban al sitio de que no estaba habilitado para la actividad que se ofrecía a los visitantes. Por último se labró un acta y abrió expediente en el que se dejó asentada la situación. “Todo esto se realizó entre el 6 y el 10 de enero”, previo al inicio del festival, apuntó el funcionario.

Pensar alternativas
Agotadas las instancias administrativas, el caso pasó al Tribunal de Faltas a cargo de Carlos Pedernera. Este medio consultó a esa dependencia acerca de las derivaciones de lo actuado por el Municipio, pero se informó que Pedernera entró en receso hasta mediados de febrero y no se brindará información hasta tanto el juez no regrese.
En paralelo a la actuación del tribunal existe la posibilidad de que el Municipio revise el contrato con Roldán. No obstante, Brizuela dijo que esa instancia “la evaluará el intendente”.
El otro punto que queda por analizar son las posibles alternativas si es que efectivamente se cumple con la ordenanza. Dos veranos atrás, el propio intendente Gabriel Frizza firmaba un decreto (24/2012) en el que autorizaba la explotación de ese lugar como camping por no contar en la ciudad con “plazas suficientes para satisfacer la demanda de hospedaje” en los días de festival. Esa contradicción deberá ser salvada.  

Una montaña de plata
Durante algunas jornadas, el citado camping llegó a albergar entre 60 y 75 carpas por un precio de 200 pesos por carpa por día. Esto nos arroja la friolera de entre 12 y 15 mil pesos diarios de ingreso.
Suponiendo que algunos días hubo menos público y otros más y promediando se podría decir que la explotación del camping le deja al concesionario del lugar entre 90 y 120 mil pesos por diez días de labores, lo suficiente como para hacer la plancha el resto del año. Allí se explica que se niegue rotundamente a cumplir la ordenanza y a desacatar las obligaciones.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.