En foco
Pin It

Widgets

Buen clima, programación ajustada, y mucha jineteada ayudaron a coronar el éxito del Festival

Tal vez te interese

La edición 49, finalmente, no fue una edición puente hacia el cincuentenario. Por el contrario, tuvo brillo propios y más aciertos que fallos.

Mientras este semanario salía de la planta impresora, restaban de computarse las noches festivaleras del segundo fin de semana. Por lo tanto, restarán las impresiones sobre lo que le aportaron al Festival las duplas Jairo-Soledad, Carabajalazo-Manseros Santiagueños, y Luciano Pereyra-Facundo Toro. Tampoco se podrá evaluar si haber corrido el final del campeonato de jineteada sirvió para incrementar público el último domingo.
Sin embargo, el resultado de las primeras siete noches podrá brindar un pantallazo sobre lo que se pudo ver en la previa del cincuentenario del festival más popular.
En primer lugar, se vendieron en 7 noches la friolera de 90 mil tickets que a un promedio de 90 pesos representaban más de 8 millones de pesos en bruto, sin descontar impuestos. Eso implicaba la posibilidad de que la totalidad de las entradas sirvan para pagar el pasivo de esta edición y dejar que la publicidad sea la parte que compute como “utilidad”.
A propósito, la publicidad vendió este año un 30 por ciento más que en 2013 y el resultado bruto de esas cuentas superaría los cuatro millones de pesos, según anticipó uno de los integrantes de la comisión directiva. Estamos hablando, entonces de una facturación superior a los 12 millones de pesos, una enormidad.
Pero saliendo del ítem cálculos, la fiesta tuvo otros aciertos y algunas de las medidas que tomó y que parecía que iban a ser impopulares no resultaron así. Ejemplo uno: nadie se quejó de que no se podía ingresar sin reposeras y tampoco nadie hizo el intento por ingresar con ellas. Ejemplo dos: el tamaño de las heladeras conservadoras que fue limitado al tamaño 35 litros tampoco generó controversias.
Programación volvió a acertar con la división de la noche en dos momentos: un número de primera o segunda línea para la apertura en horario televisivo y el número central para el cierre. Se mantuvo con esta decisión la posibilidad de que la gente disfrute desde temprano de buenos espectáculos, mientras le hacía el aguante al artista de la noche.
Los espectáculos de campo fueron bien entretenidos y sirvieron para demostrar, en primer lugar, que no todo es doma en Jesús María y, en segundo término, que el espectro de cosas lindas que se pueden hacer con los caballos es inagotable. Pato, destrezas criollas, tropillas entabladas, desfile de carruajes se llevaron generosos aplausos desde las tribunas.
Claro, hablando de caballos, también es justo señalar que el Festival de Doma enfrentó por primera vez en su historia una protesta formal y sostenida de las asociaciones protectoras de los derechos animales en la justicia y en las afueras del predio y dentro del campo con la irrupción de un grupo de activistas el domingo por la noche en pleno horario televisivo. En este último caso, el Festival demostró que le sigue faltando un poco de celeridad para, oficialmente, salir a responder.
Podríamos ampararnos en nuestra condición de periodistas y de medio de comunicación para formular lo que, a nuestro criterio, implicaron la dificultad de llevar adelante la tarea con normalidad. Pero preferimos dejar abierta la posibilidad de que la propia comisión organizadora nos invite a una reunión con todos los colegas locales que hacemos la cobertura desde hace muchos años para que les ayudemos a corregir lo que constituyen deficiencias reiteradas y que podrían derivar en un humor adverso para con la fiesta.
Obviamente, en el terreno crítico se podría añadir que sería bueno ir incorporando algunos números artísticos que le aporten jerarquía al conjunto. No muchos. Pero está claro que cuando hay sustento, el público respeta, aplaude, y valora. Pasa con Jairo, pasa con Coplanacu. Habrá que recorrer otros escenarios para tomar apuntes.
Tiene que lograr sobreponerse al prejuicio Jesús María de que sólo es revoleo de ponchos, griterío, y chacarera. Hay sobradas muestras de que se puede combinar todo eso con buen gusto. Son apenas impresiones. El debate queda abierto.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com