Último momento
recent

Tres medallas de plata para vinos artesanales de Caroya

En San Juan merecieron reconocimientos, tres vinos elaborados por productores locales, aunque uno de ellos es una experiencia colectiva del grupo Terruño Córdoba.

Durante la V Cata Nacional de Vinos Caseros y Artesanales de San Juan 2013, tres producciones de Colonia Caroya merecieron medallas de plata. El hecho no debiera sorprender ya que los vinos artesanales locales recibieron premios en cada una de las cuatro ediciones anteriores.
Este año, una de las medallas se otorgó a RP, un cabernet sauvignon 2013 de la familia Pons, a Don Fabio, un malbec 2013 de Sergio Londero, y a un blend de elaboración colectiva de Terruño Córdoba y que integran Javier Schiavoni, Miguel Patat, Esteban Papalini, Jorge Silvestri, Sergio Londero, Rubén Pons, y Danilo Fantini.
Ese blend está compuesto por un 60 por ciento de malbec, un 30 por ciento de cabernet sauvignon, y un 10 por ciento de merlot y en este momento está en crianza en barrica de roble esperando el momento del envasado que podría llegar a producirse a fines de mes o principios de enero. Los puntajes obtenidos por nuestros vinos estuvieron entre 89.90 y 90.48 puntos.
¿Dónde radica la importancia de este vino? Sencillamente, en el espíritu asociativo que llevó a que cada productor aporte sus mejores uvas de su quinta para lograr un producto que identifique a Córdoba y a Colonia Caroya.
Durante la Cata Nacional de Vinos Artesanales y Caseros se presentaron 98 muestras y recibieron premios 33 de ellas. Caroya se trajo tres.
“Queríamos reflotar la idea de hacer un vino colectivo que nos represente como el que hicimos alguna vez con el Stradelle, pero esta vez que lleve el sello de Terruño Córdoba”, explicó Jorge Silvestri sobre esta experiencia asociativa.
Pero, además, hay una segunda intencionalidad en el desarrollo de este blend como  detalló Esteban Papalini: “Pensábamos en algo que nos ayude a financiar los proyectos del consorcio (Terruño Córdoba), que nos permita ir avanzando hacia la autofinanciación”. Por tal motivo, la venta de las 600 botellas que tendrá este blend premiado y que saldrá a nombre de Terruño Córdoba servirá para eso.
A diferencia de otras ediciones, en las que se enviaban muchos vinos locales a la Cata Nacional, en estas últimas se realiza un análisis junto al enólogo Gabriel Campana respecto de cuáles tendrán mayores posibilidades y se envían solamente esas. Hasta ahora, las predicciones no fallaron y si fallaron estuvieron a centésimos de obtener medalla.

Trabajo de hormigas
Vale recordar que el Ministerio de Industria este año firmó un convenio para acompañar por el término de dos años a los productores en dos procesos: buenas prácticas agrícolas (BPA) y buenas prácticas de manufactura (BPM). La ingeniera agrónoma Daniela Mansilla se ocupa de las BPA y Gabriel Campana de las BPM. Las reuniones para esos asesoramientos vienen teniendo lugar cada 15 días, aproximadamente.
Además, en las instalaciones del enólogo Campana montaron un pequeño laboratorio de análisis enológicos al que aspiran a seguir equipando.
La experiencia asociativa ha llevado al grupo, también, a formular compras en conjunto (herramientas, fertilizantes, insumos) y a realizar ventas en conjunto. ¿Cómo funciona eso? Cuando alguno sale a una exhibición, feria, muestra, o exposición lleva productos de todo el consorcio lo que permite una presencia más importante.
De hecho, en lo que va del año Terruño Córdoba ha participado en más de 40 eventos, algunos de ellos importantes como Camins y Sabores, Tecnópolis, Córdoba Vid X, Agroactiva, entre otros, y el raíd demostrativo los ha llevado a muchas ciudades del interior cordobés, pero también a Buenos Aires y a Corrientes, por mencionar algunos de los destinos.
Como era de esperarse, no todas fueron buenas. Hay eventos en los que salvaron la ropa y otros en los que quedaron en rojo, pero llevaron el nombre de Caroya y de su tradición vitivinícola a cuánto lugar tuvieron posibilidad.
“A veces -expresó Silvestri- nos preocupa que nuestra gente no se apropie de estos productos, que no tenga predisposición para venderlos, o que no sepa ofrecerlos a los turistas que vienen a Córdoba y buscan degustar el producto vínico que elaboramos en Córdoba”.
“Hemos ganado en autocrítica -completa Miguel Patat- y hemos llegado a un punto en que no tenemos problemas de señalarnos entre nosotros cuando un producto no está a la altura o le falta algo antes de ser envasado. Somos conscientes de que mucha gente viene a probar vinos artesanales y tenemos que tratar de brindarles lo mejor”.
Una de las preocupaciones del grupo pasa por la difusión de las actividades que realiza porque es consciente de que hay que revertir un prejuicio histórico sobre los vinos “caseros”. Ya no son aquellos vinos hechos en casa sin ninguna condición de higiene ni asesoramiento, y sin condiciones de crianza y envase. Hoy, la totalidad de los vinos artesanales son controlados por el INV, Instituto Nacional de Vitivinicultura.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

1 comentario:

Con la tecnología de Blogger.